Síguenos

Críticas

«Flores negras»: Para hacerse un buen ramo…

Pulso firme, tratamiento fotográfico potente y un elenco de actores sólido y compacto. «Flores negras» es un producto coherente, bien atado y al que sólo le falta cierta claridad expositiva. Un thriller que realmente merece la pena.

Amigos lectores, lo confieso: este humilde escribiente tiene bastante querencia por un ejercicio como es la defensa y reivindicación a ultranza del cine español. Probablemente, y de ahí su falta de lógica, ése sea el resultado de un mecanismo reactivo frente a todo el batallón de francotiradores que, con la metralleta en posición de ráfaga continua, se dedica a tirotearlo sin la más mínima piedad (y con la misma falta de fundamento). Al fin y al cabo, y más allá de los exabruptos de algún afamado director patrio acerca de la mierda y las flores (él sabrá dónde pretende ubicar a cada quien…), en el cine español, como en el francés, o en el alemán, hay películas de todas las calidades: buenas, menos buenas, malas, menos malas. En todo caso, me embarga una enorme alegría cuando tengo la ocasión de toparme con una buena. «Flores negras», sin llegar a ser ninguna obra maestra, sí es una buena película. Y, entre alguna que otra nacionalidad, también es española.

«Flores negras» no es una propuesta fácil, sino que juega con altas dosis de riesgo, y su apuesta se puede considerar cualquier cosa menos fallida. Es la obra de David Carreras, un director de corta trayectoria —sólo un largo, «Hipnos», como único antecedente—, pero al que no le tiembla el pulso a la hora de armar una historia dura y con pocas concesiones. Es un filme de género, a caballo entre el suspense criminal y la intriga política, salpimentado con un trasfondo de relaciones sentimentales y familiares, territorios todos ellos poco comunes en nuestra cinematografía (pese a que no han faltado en los últimos años intentos por romper tal inercia y escapar de ese lastre). Y, por último, pero no menos importante, maneja un guión complicado de cuajar con eficacia, debido a sus numerosos recovecos argumentales, con idas y venidas constantes, sin que, en una apreciación global, quepa apreciar grandes fallas en el relato.

El filme de Carreras arranca con una introducción que peca de cierta falta de claridad expositiva, aunque esa es una pequeña deficiencia que supera y corrige a medida su desarrollo se aclara y sitúa en contexto esos puntos inicialmente poco claros. Y una vez que la trama, desplegada en los tres frentes arriba apuntados, alcanza velocidad de crucero, la intensidad emocional crece igualmente, al compás de situaciones argumentales que, no por frecuentes en títulos de este corte, resultan menos eficaces para desembocar en un desenlace bien abrochado. En definitiva, una resolución coherente, con giros y golpes de tuerca que incrementan la tensión sin incurrir en el exceso, y en la que la historia se decanta por una conclusión ambivalente.

Tal despliegue se realiza con pulso firme, en lo que se refiere al ritmo narrativo, apoyado en un tratamiento fotográfico bastante potente (con predominios de una imagen de color muy degradado, rayana en el blanco y negro), y bien soportado en el trabajo de un elenco de actores (muy internacional, lo cual viene impuesto por el carácter de coproducción) sólido y compacto. Cuesta trabajo destacar en particular a alguno de sus integrantes —más allá del peso que su condición protagónica otorga a un serio y solvente Tobias Moretti—, aunque para ello uno tenga que aguantarse sus especiales simpatías hacia ese pedazo de actor que es Eduard Fernández (quizá un tanto desaprovechado, en un personaje al que se le podía haber sacado algo más de jugo) o esa belleza serena y espléndida (acompañada, eso sí, de buenas dotes interpretativas) que desprende mi adorada Marta Etura.

En suma, «Flores negras» nos plantea una propuesta cinematográfica valiosa e interesante y que, más allá de la obviedad con que las flores de su título se prestan al fácil juego de palabras, merecería contar con una oportunidad por parte de un público lo más amplio posible. Siempre y cuando este público, puesto a llevarle la contraria al sin par Trueba, no la incluya, a priori, en el apartado de las mierdas (del cine español). Francamente, creo que no lo merece.

Calificación: 7/10

En las imágenes: «Flores negras» – Copyright © 2009 Ovideo, Epo-Film Produktionsges y Opal Filmproduktion. Distribuida en España por Filmax. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir