Síguenos

«Fractured»: Si no sabes torear…

Críticas

«Fractured»: Si no sabes torear…

Bochornoso intento de thriller con toques fantásticos en el que nivel interpretativo y el técnico resultan exasperantemente burdos. Una película que no hay por dónde coger, la verdad.

Dylan (Callum Blue) es un soso. Trabaja sosamente como cocinero, mantiene sosamente una relación con Brandy (Ashlynn Yennie), vive sosamente al día. Pero algo no le cuadra. No recuerda quién es. Y encima de vez en cuando aparece en otro sitio físico en un parpadeo. Qué cosas. «Fractured», dirigida por Adam Gierasch y co-firmada por el realizador junto a Jace Anderson, es una de esas películas total, absoluta y apisonadoramente horrorosas. Tiene que haberlas, claro. Cuidado si os cruzáis con ella. No seáis insensatos.

Callum Blue en "Fractured"

«Sólo es un mal sueño». Seguro que sobre el papel todo era mucho más chulo, un descenso a los infiernos del cuerpo y de la mente con toques fantásticos, trata de blanca y todo tipo de perversiones incluido. Pues en imágenes es un desastre que va mucho más allá de la ineptitud narrativa del cineasta. La foto es horrenda, el montaje es horrendo, las soluciones visuales son horrendas, la banda sonora baila entre el folletín y el soft. Parece mentira que esto haya costado casi tres millones y medio de dólares.

Vinnie Jones en "Fractured"

Callum Blue es uno de los actores más inexpresivos que hemos sufrido nunca, más aún teniendo que defender un papel doble con todo lo que conlleva. Vinnie Jones nunca será un actor, siempre será un ex-futbolista embrutecido y malencarado, así que actúa fatal, como es habitual ─atención a la secuencia con gaviotas digitales de por medio─. Y lo demás son todo pilinguis semidesnudas por todas partes, y ya está. «Fractured» es tan bochornosa que eleva las películas bochornosas de los 90.

Calificación: 1/10

Imágenes de «Fractured» © 2013 4PIX y Schism. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir