Síguenos

“Frozen river (Río helado)”: Madres coraje

Críticas

“Frozen river (Río helado)”: Madres coraje

“Frozen river (Río helado)” es una lección de cine: un estupendo guión,  formidables interpretaciones, los escenarios que requiere la historia para cobrar todo su sentido y un ritmo alejado de las sacudidas adrenalíticas del peor cine comercial

No era la protagonista, pero desde luego Melissa Leo componía uno de los personajes que más se te quedaban grabados en la retina de aquella joya que era “Los tres entierros de Melquiades Estrada”. Hay algo en su rostro, marcado por el paso del tiempo, que tiene una enorme fuerza, que se ve además multiplicado por una capacidad interpretativa fuera de discusión. Así, los cinéfilos no pudimos estar más contentos cuando, en la última edición de los Oscars®, tanto ella como Richard Jenkins (otro habitual secundario que no había disfrutado del merecido reconocimiento) se llevaran su momento de gloria, por más que resultara imposible que se hicieran finalmente con la estatuilla.

En “Frozen river (Río helado)”, Leo compone a una madre coraje, abandonada por un marido ludópata que la ha dejado sin un centavo, con dos hijos (uno de ellos adolescente) y una caravana por pagar con la que aspira a levantar cabeza y tomar aire en medio de su triste existencia en la invernal frontera del estado de Nueva York con Canadá: una tierra yerta, cubierta de hielo y nieve, en la que el gran río congelado compone la mayor metáfora de un lugar donde cualquier atisbo de felicidad parece hibernar a la espera de tiempos mejores que nunca llegan. Una mujer que, para poder salir del paso y darle a sus hijos algo parecido a una Navidad y la expectativa de un futuro, acaba asociada con una india mohawk (Misty Upham) para ganar un dinero rápido pasando inmigrantes ilegales, aprovechando que la reserva india se extiende a ambos lados del río y la frontera, y que la policía estatal no tiene jurisdicción en las tierras de los indígenas.

Estamos ante una película de mujeres, en su más pleno significado. Sus dos protagonistas tienen que enfrentarse a una realidad que les ha negado el acceso a lo que más desean, y por pura supervivencia no tienen más remedio que, a su vez, aprovecharse de otros que se encuentran en una situación aún más desesperada. Y la directora sabe contárnoslo, con primeros planos que extraen toda la fuerza de los rostros de sus actrices (es todo un aldabonazo la primera imagen de Melissa Leo, su lloro silencioso y orgulloso), unos planos cortos que se combinan a la perfección con otros que prestan atención al paisaje, tan importante a la hora de modelar los caracteres de las gentes que lo habitan: la primera vez que el coche se adentra en el río helado contiene un instante lleno de una belleza gélida, silenciosa e impresionante.

Frente a tanto cine pretendidamente independiente, que confunde la etiqueta indie con un aspecto desmañado y la búsqueda del personaje más friqui posible, “Frozen river (Río helado)” ofrece lo que desde siempre ha sido sinónimo de maestría en este arte: un estupendo guión (pese a algún avatar un tanto excesivo), formidables interpretaciones, los escenarios que requiere la historia para cobrar todo su sentido y un ritmo, alejado de las sacudidas adrenalíticas del peor cine comercial, que lleva al espectador de la mano. Con un pie en el thriller y otro en el drama, la película se revela como la última demostración, por ahora, de que el talento es el único rasero posible para valorar una cinta, venga del circuito más comercial o de la producción más alternativa. Y Courtney Hunt, por lo visto aquí, lo tiene. Y a raudales. Esperemos que su carrera continúe.

Calificación: 8/10

En las imágenes: Escenas de “Frozen river (Río helado)” – Copyright © 2008 Harwood Hunt Productions, Cohen MediaGroup y OffHollywood Pictures. Fotos por Jory Sutton. Distribuida en España por Sagrera. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Destacados

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1

Buscador de cine

Subir