Síguenos

«Furia de titanes»: Fallo de guión

Críticas

«Furia de titanes»: Fallo de guión

FichaCartelFotosSinopsisCómo se hizoTráilerClips
PreviaCríticasNoticiasComentarios

El pobre desarrollo de los personajes y de la historia provoca que el público observe la película sin mucho entusiasmo. A destacar la espectacularidad de algunas de sus secuencias de acción y la eficacia de sus efectos especiales.

Muchos recordamos con nostalgia la versión de 1981 de «Furia de titanes». No obstante, se trataba de una película de endeble guión e insípida realización que, eso sí, contaba con unos sobresalientes efectos especiales del gran Ray Harryhausen. Casi tres décadas después nos llega su remake, una vistosa propuesta que, sin embargo, nos deja con la incómoda sensación de que se ha desaprovechado una magnífica oportunidad de sacar adelante un sólido relato relacionado con la fascinante mitología griega. Ha de quedar claro que el filme no es un tostón y que se deja ver sin que maldigamos a sus principales artífices, pero también hay que señalar que el libreto de Phil Hay, Travis Beacham y Matt Manfredi posee evidentes fallos a la hora de profundizar en unos personajes que podían haber dado bastante más de sí.

En «Furia de titanes», el espectador observa las aventuras de Perseo, un semidiós cuyo principal objetivo es vengarse de Hades, quien acaba con la vida de su familia adoptiva cuando unos soldados de la ciudad de Argos derrumban una gigantesca estatua dedicada a Zeus. Tras un brillante prólogo, la película va dando tumbos y mezcla con desacierto diversas escenas de acción con otras en las que los distintos personajes de la historia desvelan sus intenciones. Estos fragmentos son muy breves y en ocasiones se introducen en el montaje de forma abrupta, una circunstancia que sin duda perjudica al conjunto de la obra (a lo que habría que sumar la molesta simpleza de los diálogos, la forzada comicidad de varios de sus pasajes o los innecesarios guiños al largometraje de Desmond Davis). A pesar de lo dicho, cabe alabar que una cinta de comedido presupuesto casi se asemeje en espectacularidad a importantes superproducciones de Hollywood (su coste fue de alrededor de 75 millones de dólares, sin incluir los gastos de publicidad o la posterior conversión a las 3D).

Y aunque algunos de sus efectos visuales no vayan a pasar a la Historia del Cine, creo que pocos pueden poner en duda su eficacia, tal y como acontece en su notable prólogo o, sobre todo, en los vibrantes minutos finales de la película (asimismo, cabe destacar su combinación con algunos de los hermosos paisajes que contemplamos en el filme). La labor de Louis Leterrier tras las cámaras es simplemente correcta, mientras que el reparto nada puede hacer con los esquemáticos papeles que han de representar. El mejor de todos ellos es Mads Mikkelsen, quien interpreta con convicción a Draco, un guerrero que poco a poco va confiando en las habilidades de Perseo (encarnado por un Sam Worthington que en apenas unos meses se ha convertido en el héroe por excelencia de Hollywood). Liam Neeson y Danny Huston apenas aparecen unos minutos en la pantalla, siendo más relevante la presencia de Ralph Fiennes, ya acostumbrado a ponerse en la piel de carismáticos villanos.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de “Furia de titanes” © 2010 Warner Bros. Pictures, Legendary Pictures, Thunder Road Film y Zanuck Company. Fotos por Jay Maidment. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Subir