Síguenos

«Gangster squad (Brigada de élite)»: Género sin munición

Críticas

«Gangster squad (Brigada de élite)»: Género sin munición

«Gangster squad (Brigada de élite)» es una película de gánsteres llena de estereotipos y lugares comunes, en la que sus personajes son meros recipientes sin vida. Poco queda detrás de sus imágenes plásticas y su recurrente slow-motion.

En «Los intocables de Elliot Ness» (Brian de Palma, 1987), De Palma equilibraba su propia marca de autor con el homenaje en la que era la secuencia más memorable de aquella: un tiroteo en una escalinata que implicaba a varios transeúntes y un carrito de bebé cayendo escaleras abajo, pleitesía directa a la matanza de las escaleras de Odessa en «El acorazado Potemkin» (Sergei M. Eisenstein, 1925). En «Gangster squad (Brigada de élite)» (ver tráiler y escenas), Ruben Fleischer no oculta su intención de homenajear a referentes del género. Cerca del supuesto gran final, un tiroteo a pie de escalera pone de manifiesto el guiño a la película de De Palma, pero fracasa a la hora de asentar su propio hueco en una tradición tan ilustre, confiando la efectividad visual de la escena a una cámara lenta que no la exime de su falta de ideas.

Ryan Gosling en Gangster squad (Brigada de élite)

Si De Palma, Scorsese, Hawks y otros grandes nombres vieron en el cine de gánsteres el terreno fértil para hablar de mitos violentos, descomposición social y capitalismo salvaje, Fleischer esteriliza cualquier posibilidad de discurso en un recital de manierismo visual en el que priman el slow-motion, las imágenes plásticas y el villano de facciones caricaturizadas al modo de «Dick Tracy» (Warren Beatty, 1990). Aparte de eso, poco más que ofrecer aparte de una réplica punto por punto del modelo tipo, un recorrido por los lugares comunes y estereotipos que imposibilitan cualquier trascendencia tras los créditos. «Gangster squad (Brigada de élite)» podría bastarse con el gesto cool de ensamblar a un grupo de carismáticos actores en los roles emblemáticos de la ficción criminal, pero ni Josh Brolin convence como ese Eliot Ness de empeño invencible, ni Emma Stone alcanza a ser ese fatal objeto de deseo ni Ryan Gosling el seductor temerario que le ronda. El problema no son los actores, sobrados para una épica de sombreros y ametralladoras de mayor enjundia: es lo terriblemente limitado de sus personajes, meros recipientes sin vida, avatares incapaces de transmitir algo entre un tiroteo y otro.

Emma Watson y Sean Penn en Gangster squad (Brigada de élite)

Tampoco es por falta de opciones: la prefabricada galería noir a la que se corresponden dichos personajes no inhabilitaba, a priori, temas como las secuelas de la guerra a uno y otro lado de la ley o la diluida frontera moral entre los esbirros de Mickey Cohen —Sean Penn, esforzándose por romper un papel sin aristas— y los policías sin placa. Lo que los inhabilita, en realidad, es la nula atención que el realizador dedica a explorar allí donde acaba el cliché, una renuncia que desemboca en la triste sombra de un ejercicio de género que se practica sin munición.

Calificación: 5/10

Gangster squad (Brigada de élite) imagen 1 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 2 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 3 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 4 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 5 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 6 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 7
Gangster squad (Brigada de élite) imagen 8 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 9 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 10 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 11 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 12 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 13 Gangster squad (Brigada de élite) imagen 14

Imágenes de «Gangster squad (Brigada de élite)», película distribuida Warner Bros. Pictures International España © 2013 Warner Bros. Pictures, Village Roadshow Pictures y Lin Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Lo más leído

Subir