Inicio > Críticas de cine > “Golpe de efecto”: Saber mirar, saber escuchar

“Golpe de efecto”: Saber mirar, saber escuchar

Escrito por el 26.11.12 a las 16:59

“Golpe de efecto” se convierte en ejemplo de una historia que podría tener fuerza e intensidad y termina siendo blanda y convencional. Robert Lorenz no consigue interesar al espectador con una trama previsible, si bien la cinta se ve sin esfuerzo.

La presencia de Clint Eastwood en la pantalla es garantía de que nos vamos a encontrar con un personaje sólido, encarnado con personalidad y hondura. Y también de que será alguien que arrastre heridas del pasado aún por curar. Pero no basta con tener al alma mater de “Gran Torino” (2008) para que la cosa funcione, y por eso “Golpe de efecto” (ver tráiler) se convierte en ejemplo de una historia que podría tener fuerza e intensidad, y termina siendo blanda y convencional. No solo porque el director quiere cerrar todas las tramas de modo artificioso y complaciente, sino por el modo de tratar las situaciones y los personajes. Robert Lorenz no consigue insuflar nervio y drama a la historia de un padre y una hija que se dan otra oportunidad tras una vida de aparentes desencuentros, ni enganchar al espectador con la subtrama de unos ojeadores de béisbol que rivalizan en métodos o con la de unos abogados sin alma. Tampoco resulta sutil, para sorprender con un romance muy dulce e indisimuladamente anunciado desde el primer minuto.

Gus es un veterano ojeador que comienza a perder la vista cuando se acerca el momento de su jubilación, mientras que su hija Mickey —con quien tiene una relación distante— resulta ser una brillante y trabajadora abogada que está a punto de convertirse en socia del bufete. Su historia marca un buen punto de partida para hablar de una difícil relación paterno-filial con sus tiranteces, reproches y redenciones, pero ni siquiera sus continuas discusiones y sus vidas paralelas respiran tensión y reparación, porque se ha optado por la versión amable de la vida, o el lanzamiento curvo de la pelota. Todo es suave y blando porque el crepuscular personaje de Eastwood tiene menos energía de la necesaria para lidiar con los contratiempos que llegan, porque Amy Adams tiene un rostro dulce y luminoso que le impide transmitir el drama y la dureza de una vida de abandono y desafecto. Sin embargo, ellos son lo mejor de la película y suyas las mejores escenas, con intervenciones en las que se aprecia la química entre ellos y que dan a la cinta un tono humano y entrañable.

No obstante, Lorenz no consigue interesar al espectador con una trama previsible, si bien es cierto que la cinta se ve sin esfuerzo y puede llegar a agradar, entretener y emocionar en algún momento, pues habla de buenos sentimientos y del deseo por encontrar la felicidad en un mundo que se ha olvidado de escuchar y de mirar a los ojos —el ojeador como especie en extinción frente a las tecnologías—, donde el éxito y la competitividad amenazan con llenar al individuo de insatisfacción. Esta perspectiva humanista es sin duda lo más valioso de la cinta, capaz de cuestionar tanto adelanto tecnológico o la búsqueda desaforada de éxito profesional, mientras se pierde el sentido de las relaciones personales y la vida se convierte en una huida permanente o prescinde de las personas cuando no son productivas —ese jugador cuyo rendimiento queda vinculado a su situación familiar, o la propia trayectoria de Mickey—.

No podemos decir que el guion sea modélico porque deja mucho que desear en cada subtrama, porque los secundarios son estereotipos sin vida. ¿A quién le interesa ese bateador engreído y vanidoso dibujado con trazos gruesos o ese abogado sin sentimientos que no es nadie? ¿Quién se cree el tirón de ese simpático y hueco ex-jugador que aspira a ser comentarista o la premonición de una estrella del béisbol que aparece con gesto subrayado para después ser olvidada hasta el final? El guionista fuerza algunas situaciones y se guarda un secreto familiar para hablar de los silencios que traen confusión y dolor, pero no sabe sacarle partido y suena un poco falso, al igual que esos desenlaces —afectivo y deportivo—. Hubiera sido interesante ahondar en esa tensión trabajo-familia o padre-hija, pero todo se queda en un leve viaje de reconciliación y en una historia de amor light. Todo en la cinta es amable y sencillo, sin grandes disquisiciones ni enredos, y quizá ahí esté su mayor mérito, pues el espectador la verá con gusto y se sentirá bien al salir del cine.

Calificación: 6/10


En las imágenes: Fotogramas de “Golpe de efecto”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2012 Warner Bros. Pictures y Malpaso Productions.  Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)




   "Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 1". Só...
   "Los Juegos del Hambre: Sinsajo - Parte 1". Me...
   "The skeleton twins": Futuro incierto
   "Dos tontos todavía más tontos": Veinte años n...
   "Orígenes": Debajo de esas dos cejas
   "Escobar: Paraíso perdido". Hola, patrón
   "Interstellar": Cobijo exterior, cobijo interior
   "Matar al mensajero": Verdad o mentira
   "Interstellar": Amigo conductor
   "Los Boxtrolls": Este lado hacia arriba
   "[Rec]4 Apocalipsis": Residente vil
   "Drácula: La leyenda jamás contada". Dientes r...
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  los juegos del hambre sinsajo | mortadelo y filemon | los pinguinos de madagascar | dos tontos todavia mas tontos | interstellar

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.