“Habitación en Roma”: Paso atrás de Julio Medem

Escrito por el 11.05.10 a las 11:39

FichaCartelFotosSinopsisTráilerNoticias
Rueda de prensaPhotocallPreviaCríticasComentarios

Llena de desequilibrios, confirma el paso atrás de Julio Medem, si bien demuestra una mejoría respecto a “Caótica Ana”. “Habitación en Roma” raya en lo pedante y en lo cursi, pero su aspecto formal y el trabajo de sus actrices son irreprochables.

El desastre que supuso la indescriptible “Caótica Ana” (2007) en la reputación de Julio Medem tuvo, además, consecuencias que terminaron afectando, retroactivamente, a toda su filmografía. De repente, no es que se pusiera en cuestión el ridículo pretencioso que contenía esa cinta, sino que todas sus anteriores obras, antes ensalzadas por la misma crítica que ahora le derrumbaba, pasaban a quedar bajo sospecha y la pregunta que parecía imponerse era: «¿Y si resulta que este chico no era para tanto?».

Las ondas sísmicas de ese terremoto, claro, llegan ahora hasta su nueva entrega, “Habitación en Roma”. Una cinta de la que es fácil remarcar todos sus aspectos negativos: la a veces excesiva facilidad con la que Medem traspasa el límite que separa la sensibilidad de la cursilería; los diálogos en los que se incrustan, sin venir a cuento, referencias presuntamente cultas que más tienen de pedante que de otra cosa; y la interrupción de una imagen subyugante, hermosa (Medem, pese a quien pese, sigue siendo uno de los mayores creadores visuales de nuestro cine), con una línea de diálogo que o bien remarca algo que hubiera sido mejor expresado por el fotograma, o bien convierte algo que debería ser emocionante en simplemente hilarante… Características todas ellas, vamos a decirlo ya, bien presentes en “Los amantes del Círculo Polar” (1998) o en “La ardilla roja” (1993), cintas que sí recibieron el aplauso encendido de la crítica.

De hecho, uno no puede evitar pensar que “Habitación en Roma” hubiera sido recibida de otra manera si entre medias no se hubieran sucedido “La pelota vasca, la piel contra la piedra” (2003) y la dichosa “Caótica Ana”. Porque, en realidad, la nueva película de Julio Medem apenas desentona en cuanto a temas y estética recurrentes de su cine. En todo caso tiene algo a favor, la reducción de la mirada a una sola habitación y una sola noche, lo que le sirve de muro de contención para una creatividad con excesiva tendencia a desbordarse.

Cierto que la escena clave de la bañera supone todo un paseo en la cuerda floja, un envite demasiado arriesgado como para salir indemne, y que la banda sonora, empezando por la repetida Russian Red, termina cargando… Pero no es menos cierto que nos encontramos ante dos actrices que salen bien paradas del desafío de sostener la película más allá de sus cuerpos, que las escenas eróticas (que ocupan menos tiempo de lo que dan a entender la oportunista publicidad y las imágenes filtradas) están muy bien rodadas, y que la iluminación, los movimientos de cámara y la atención a los pequeños detalles vuelven a ser los que cabe esperar en una película firmada por el realizador vasco: irreprochables.

Llena de desequilibrios, con una secuencia de arranque soberbia, con momentos en los que desearías haberte quedado sordo para no haber escuchado determinada frase, con instantes de silencio en los que los gestos y las miradas de las actrices hablan por sí solos, otros en los que se pretende hacer pasar por hallazgos poéticos lo que está más cerca de la baratija sentimental… Sí, todo eso está contenido en el metraje de “Habitación en Roma”, pero es que, al fin y al cabo, estamos hablando de una película de Julio Medem, un director que ha sido casi siempre (sólo pondría la excepción de “Tierra”, su única película redonda) eso y más… Sólo que antes gustaba, y ahora no. Pero una cosa es cierta: “Habitación en Roma” tiene buenos y malos momentos; “Caótica Ana” era olvidable de principio a fin. Y eso, se mire como se mire, es un avance.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Escenas de “Habitación en Roma” – Copyright © 2010 Morena Films, Alicia Produce, Intervenciones Novo Film 2006 AIE y Wild Bunch. Distribuida en España por Paramount Pictures Spain. Todos los derechos reservados.



Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



1 - atrim - 18:54 - 22.02.15

la pelicula habitacion en roma no esta nada mal muestra lo que dos mjujeres hacen al igual que el macho y la hembra pero la diferencia es que por lo general este tipo de amores es para siempre lo otro el mandato social siempre falla. el macho humano tiene de dos a tres hembras y lo peor de todo es cuando traen hijos que son los que pagan el pato y plumas.



1

Resident Evil: El capítulo finalManchester frente al marMúltipleLa ciudad de las estrellas: La La Land

Resident Evil: El capítulo final
Manchester frente al mar

LionFiguras ocultasxXx: ReactivatedVivir de noche
Los del túnelContratiempo - película¡Canta! - películaPassengers

Múltiple
La La Land
Lion
Figuras ocultas
Ballerina
xXx: Reactivated
Vivir de noche
Contratiempo
¡Canta!
Los del túnel
Silencio
Solo el fin del mundo
Underworld: Guerras de sangre
¿Tenía que ser él?
Proyecto Lázaro
La autopsia de Jane Doe
La tortuga roja
Passengers
Comanchería
Rogue One: Una historia de Star Wars
Hasta el último hombre
La llegada (Arrival)
Animales nocturnos
Un monstruo viene a verme
Vaiana
 
Vídeos Películas Más cine Facebook     Twitter     Instagram     YouTube                   
Destacados:  Estrenos 17 de noviembre | Seminci de Valladolid | Festival de Sitges | Festival de San Sebastián

© LABUTACA.NET - Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.