Síguenos

«Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I». Adiós, Hogwarts, volumen uno

Críticas

«Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I». Adiós, Hogwarts, volumen uno

FichaSinopsisCartelFotosTráilerEntrevistasNoticias
ReportajePreviaCríticasComentarios

A pesar de su duración y de la morosidad de la narración, la película no aburre en ningún momento y posee pasajes que sin duda formarán parte de un posible listado de las mejores escenas de la saga. El entretenimiento está asegurado.

Si hay algo que sorprende de «Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I» es el hecho de que nos encontramos con un evidente cambio en el esquema de su desarrollo. En las anteriores películas, el protagonista de la historia acudía a Hogwarts, conocía a nuevos profesores, iba a clases y, cómo no, se veía involucrado en distintas aventuras junto a sus compañeros de estudio. Sin embargo, ahora todo ha cambiado. Voldemort se ha apoderado del Ministerio de Magia y Potter ha de esconderse de él y de los mortífagos. Asimismo, el espléndido inicio de la cinta nos deja bien claro que ya no nos hallamos ante un juego de niños (ver la partida de Hermione de su hogar), circunstancia que se corrobora minutos después, justo cuando observamos al Señor Oscuro dando órdenes a sus vasallos.

A partir de aquí, el relato se centra principalmente en la constante huida de Harry, Ron y Hermione de sus enemigos, al tiempo que intentan descubrir dónde se esconden los Horrocruxes, cuya destrucción les permitirá vencer a Lord Voldemort. No obstante, no se trata de una escapada frenética, sorprendiéndonos que en buena parte del metraje apenas aparezcan unos cuantos personajes en la pantalla. De hecho, me atrevería a decir que casi parece que nos hallemos ante una propuesta de carácter intimista, dado el ritmo moroso, que no aburrido, de la narración (cierto que se podría haber reducido su duración, pero, a pesar de ello, el filme no se hace pesado en ningún momento). Siquiera la oscuridad es uno de los elementos predominantes en la cinta, no faltan vibrantes pasajes de acción, instantes de una gran hilaridad y fragmentos muy emotivos. Por otro lado, me gustaría mencionar la soberbia secuencia en la que se explica por medio de una animación qué son las Reliquias de la Muerte. ¡Fantástica!

Aunque Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson no son unos excelentes intérpretes, cumplen con decoro su cometido y se ven ayudados por el buen hacer de un vasto número de actores secundarios. A pesar de los escasos minutos que aparecen en pantalla, nombres como los de Alan Rickman, John Hurt, Robbie Coltrane, Imelda Staunton, Jason Isaacs, Brendan Gleeson, Timothy Spall y David Thewlis nos ayudan a comprender la grandeza de esta saga. Ralph Fiennes y Helena Bonham Carter cobran un mayor protagonismo y bordan sus papeles. Por si esto no fuera suficiente, cabe mencionar las adecuadas aportaciones de Bill Nighy y Rhys Ifans, nuevos en la franquicia. Por último, la labor de David Yates es la de un sobresaliente artesano, siendo ayudado por el trabajo de un buen número de colaboradores (como siempre, el diseño de producción resulta fastuoso). No tengo dudas de que la decisión de adaptar en dos películas el último libro de la serie se ha debido principalmente a motivos comerciales y no artísticos (a fin de cuentas, la estimable «Harry Potter y la Orden del Fénix» duraba menos y la novela contaba con unas 900 páginas). No obstante, ello va a permitir que disfrutemos durante un mayor tiempo de la odisea final del hijo de Lily y James Potter, puesto que, cuando aparecen los títulos de crédito finales de «Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I», uno no puede hacer otra cosa que decir… ¡quiero más!

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I” – Copyright © 2010 Warner Bros. Pictures y Heyday Films. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir