Síguenos

«Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte II». Adiós, Hogwarts, volumen dos

Críticas

«Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte II». Adiós, Hogwarts, volumen dos

Meritorio colofón de una saga que ha marcado al cine fantástico de comienzos de este siglo. Posee las mismas virtudes y tachas que sus antecesoras, prevaleciendo las primeras sobre las segundas. Hogwarts se queda en nuestros corazones…

Concluye una serie cinematográfica con la que ha crecido toda una generación y que ha permitido que, junto con la trilogía de «El Señor de los Anillos», el género fantástico conquistara no sólo la cartelera, sino también las cerradas seseras de todos aquellos que no son precisamente unos entusiastas de este tipo de temáticas. Por supuesto, me refiero a «Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte II» (ver tráiler), película que agradará a los seguidores de la franquicia y que supone un más que digno colofón de las aventuras del famoso mago que da título a todos los filmes de la saga. Por desgracia, tardaremos mucho tiempo en ver un fenómeno parecido al de «Harry Potter» en la gran pantalla. «Eragon», «La brújula dorada» y «Percy Jackson y el ladrón del rayo» lo intentaron sin suerte. Sólo «Las crónicas de Narnia» ha aguantado el tipo, y ahora aguardamos el estreno de producciones como «Los Juegos del Hambre» o «The seventh son». Porque, al menos bajo mi punto de vista, la fantasía siempre es necesaria para alimentar nuestra imaginación, siendo un adecuado escape de una realidad a ratos ingrata.

Esta última entrega arranca justo donde concluyó la anterior, de tal modo que apenas deja respiro al espectador, puesto que los acontecimientos se dirigen hacia una única dirección: el enfrentamiento final entre Voldemort y aquel niño que, cuando apenas era un bebé, lo derrotó. La cinta es muy sombría, percibiéndose en numerosas ocasiones sus orígenes literarios. Así, la acción no se apodera de las imágenes y se dedican bastantes minutos del metraje a desarrollar el relato. Es lo que acontece con escenas tan brillantes como la que nos muestra el pasado de Severus Snape, sin duda el personaje más complejo e interesante de los que conforman este mágico universo ideado por J.K. Rowling (por supuesto, a ello contribuye en el cine la brillante actuación de Alan Rickman). El público siente la pérdida de los distintos alumnos y profesores de Hogwarts en su batalla contra el mal, deseando que sobrevivan al acoso de las huestes de Voldemort.

Las poco más de dos horas de duración del filme se pasan volando, y, aunque no nos hallamos ante la mejor entrega de la franquicia (personalmente ese honor se lo doy a «Harry Potter y el prisionero de Azkaban»), mantiene las mismas virtudes y los mismos defectos que sus antecesoras. Entre las primeras cabe citar su fabuloso acabado técnico (incluyendo la artesana realización de David Yates, los efectos especiales y un reparto de lujo), mientras que entre los segundos habría que mencionar ciertos elementos del guión en los que Steve Kloves no consigue separar el lenguaje cinematográfico del literario (los lectores de las novelas quieren ver cada una de sus páginas en imágenes, pero esto es un error que, por fortuna, se ha ido puliendo con el paso de los años, aunque no del todo). Son detalles que restan calidad al conjunto pero que, como siempre, no impiden que disfrutamos de él. De hecho, cuando la película culmina, una sensación de añoranza se adueña de nuestros corazones, pues también deseamos regresar a Hogwarts…

Calificación: 7/10


Imágenes de “Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte II”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Warner Bros. Entertainment Inc. Harry Potter Publishing rights © J.K.R. Harry Potter characters, names and related indicia are Trademarks of and © Warner Bros. Ent. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir