Síguenos

«High School Musical 3: Fin de curso»: Arma de destrucción cerebral masiva

Críticas

«High School Musical 3: Fin de curso»: Arma de destrucción cerebral masiva

¿Qué determina que una producción artística ─ teatral, musical, literaria, cinematográfica, es indiferente─ pase de ser un elemento más del vasto catálogo cultural universal a convertirse en un fenómeno, en un éxito de masas? Cuestión peliaguda, sin duda, en los tiempos que vivimos, en los que los maestros del marketing y la publicidad tienen buena parte de la culpa-el mérito, en ocasiones─ de que una determinada propuesta arrase allí donde sea presentada, al margen de sus méritos intrínsecos. Es el caso que nos ocupa uno de los ejemplos más espectaculares  de los últimos años.hsm3-1.jpgEn un mundo muy, muy lejano, una realidad paralela de barrios residenciales de amplias avenidas y eternas barbacoas, de casas en los árboles de perfecta construcción y estructura, de diversión desenfadada y pura, de adultos vitalmente anulados e increíblemente estúpidos ─¿alguien conoce a un padre como Jack Bolton (Bart Johnson)?─, de besos en la mejilla y cariño ─que no amor─ verdadero. En este cosmos tan ficticio como alarmantemente purista, Troy (Zac Efron), Gabriella (Vanessa Hudgens), Chad (Corbin Bleu), Sharpay (Ashley Tisdale), Ryan (Lucas Grabeel) y Taylor (Monique Coleman) se enfrentan a cuestiones de tremenda relevancia: ¿Standford o Yale? ¿Teatro o baloncesto? ¿Maquillarse con paleta o con spray? Bienvenidos al plastificado, artificial y chirriante entorno en el que se desarrolla “High School Musical 3: Fin de curso”, el amorfo vehículo de transmisión de los más rancios valores de la sociedad americana que arrasa en todos los países a los que las perfectas sonrisas de la cuadrilla protagonista llegan con un mensaje preocupante para las generaciones que han de determinar el futuro de la humanidad. Porque no se trata de una de las típicas cintas de animación infantil que hablan a los más pequeños de amor, familia y amistad, sino de un arma que apunta directamente a los moldeables cerebros de aquellos que se encuentran a las puertas de la auténtica vida, una vez abandonado el instituto. La puesta en escena de Kenny Ortega es limpia, narrativamente dinámica y ampulosamente coreografiada, desde luego, pero el texto subyacente ─ y único, aquí no existe un guión─ es tan vergonzante como turbador.hsm3-2.jpgY es que lo que no se puede pretender es abogar por la igualdad desde la perfección, de suerte que no encontramos ni una sola tara física en el elenco central, y las trágicas ambiciones de algunos de ellos se solapan en un permanente festival que pretende celebrar la individualidad, algo del todo imposible en semejante circo. Así, Ashley Tisdale personifica un rol ambicioso, ávido de poder y gloria, secundada por su lacaya inglesa (Jemma McKenzie-Brown), primero servil y posteriormente maquiavélica, abusiva lectura de la relación entre las dos principales potencias anglosajonas; encontramos mezcolanza racial, y blancos, negros y latinos conviven en desahogada comparsa con la salvedad hecha de los asiáticos, que no tienen cabida en tan dulzón armatoste; incluso es posible el sobrepeso, siempre que el exceso de grasa no impida bailar al mismo nivel que el de los epicúreos chicos/anuncio que centran las miradas de un palco adolescente que ni siquiera se plantea la ausencia total de deseo carnal en el extenso metraje, quizá la máxima hipocresía de una franquicia que ha transformado a Zac Efron, a sus veinte primaveras, en uno de los seres humanos más deseados del globo por millones de mozas con las hormonas lógicamente aceleradas por sus sudorosos contoneos. Puede que todo esto no sea más que una lectura personal, y que los responsables de este rompetaquillas no pretendan, en el fondo ni en la forma, adoctrinar a la chavalería sobre cómo han de vivir, conformes a una serie de normas tácitas de conducta y avenencia. Pero, personalmente, me resulta bastante inquietante. Nadie es perfecto. Al menos, quien esto escribe, no lo es.Calificación: 1/10

  • Más críticas de José Arce
  • Más información sobre «High School Musical 3: Fin de curso»
  • Rueda de prensa en Madrid
  • Tráiler en español
  • Zac Efron habla de la secuela y de otros proyectos
  • Efron, en «Me and Orson Welles», lo nuevo de Richard Linklater…
  • …y en «17», con Matthew Perry
  • Ashley Tisdale participa en «They came from upstairs»
  • En las imágenes: Fotogramas de «High School Musical 3: Fin de curso» © 2008 Walt Disney Pictures y Borden/Rosenbush Entertainment. Fotos por Fred Hayes y John Bramley. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Publicidad

    Novedades destacadas

    Guía de películas

    A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
    Subir