Síguenos

«House at the end of the street»: ¡Inconsciente!

Críticas

«House at the end of the street»: ¡Inconsciente!

Parecía un terror sencillo destinado a las masas de multisala de centro comercial, pero en realidad es una propuesta bastante aburrida en la que Jennifer Lawrence pasa por encima de todo y de todos. Una pena.

Elissa (Jennifer Lawrence) y su madre, Sarah (Elizabeth Shue), se mudan a una nueva casa en un tranquilo pueblecito. Es un chollazo, y todo porque los vecinos de al lado fueron brutalmente asesinados por su hija. Bah. El pasado 2012 la hiperactiva Jennifer Lawrence se tomó un respiro interpretativo tras “El lado bueno de la cosas” y “Los Juegos del Hambre” con “House at the end of the street” (ver tráiler), propuesta que a priori parece un miedo destinado a los centros comerciales pero que en realidad se queda en tierra de nadie apelotonando emociones malamente resueltas. Para completistas del trabajo de chicas de moda o nostálgicos de las que lo fueron en su día.

Jennifer Lawrence en "House at the end of the street"

«Prométeme que no dirás nada». La historia nacida de Jonathan Mostow no parece tener muy clara su propia esencia, abandonando sus parámetros de suspenso sencillito para apostar por el perfilamiento de lo que parece ser un drama psicológico de terror romántico social (argh), infestado de jóvenes más maduros que sus adultos correspondientes, leyendas urbanas sospechosamente palpables, bulos, habladurías y envidias que convierten lo idílico en pesadillesco y letal. Desestructuración de libro. Pero a medida que todo se desarrolla, todo se espesa, camino de una encrucijada final que tiende a la exoneración general y al rizo telefílmico más facilón.

Elisabeth Shue en "House at the end of the street"

Así las cosas, “House at the end of the street” ni ofrece casquería slasher ─por mucho que los adolescentes que aparecen por pantalla sean apeteciblemente exterminables─ ni luce en su perfil más puramente inquietante, retorcido y amigo del thriller eléctrico. Jennifer Lawrence, aún dejándose llevar por las delicias de un papel fácil, bobón y prescindible, parece pasar por encima de todo y de todos, mientras que sus amigos, compañeros y familiares en la ficción se limitan ─voluntariamente o no─ a representar los arquetipos de siempre, que poca fuerza tienen desde la fallidamente florida dirección de Mark Tonderai. Una película sosa que parecía poder haber sido algo más.

Calificación: 4/10 

Imágenes de “House at the end of the street” © 2012 A Bigger Boat, FilmNation Entertainment, Relativity Media y Zed Filmworks. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir