Síguenos

«Infierno blanco»: A dentelladas

Críticas

«Infierno blanco»: A dentelladas

Estremecedora propuesta que, disfrazada de aventura extrema, indaga en la fragilidad anímica, física y moral del ser humano en situaciones límite. Una muy buena película que ofrece más de lo que parece en un principio.

John Ottway (Liam Neeson) trabaja en una refinería en Alaska, liquidando con su rifle de francotirador a los lobos que acechan a los trabajadores. Pronto se verá en una situación límite junto a un puñado de compañeros. Con “Infierno blanco” (ver tráiler) ─título que no hace justicia al mucho más sugestivo, ajustado y ambivalente “The grey” original─ Joe Carnahan recupera la crudeza estructural de su debut tras las cámaras, “Narc” (2002), proponiendo un contundente y sorprendente drama de acción que supera sus presupuestos iniciales en un enfrentamiento hombre versus naturaleza estremecedoramente inspirado. Un miedo muy adulto.

«Hay sangre en el aire. Y muerte». Y es que esta película, basada en el relato “Ghost Walker” escrito por Ian Mackenzie Jeffers ─co-firmante de la adaptación junto a Carnahan─, se disfraza de aventura survival para ofrecer una visceral indagación sobre la fragilidad física, anímica y espiritual del ser humano en circunstancias extremas; la odisea, filmada con una elegante e inapelable ausencia de piedad por parte del cineasta, coloca en el centro de la narración a un grupo indisciplinado que habrá de enfrentarse a un presente imposible, al tiempo que afronta las cargas de su pasado y anhela las gotas de esperanza de un futuro incierto y poco prometedor. Con un enfoque que acaricia el nihilismo más radical, el horror se abre paso a dentelladas, y no cede.

El diseño de producción es fantástico, apoyando la buena dirección del realizador ─que regala secuencias realmente impactantes─ con una fotografía cortante, una edición concisa y una banda sonora que realza la épica trágica de unos acontecimientos tan desoladores como incontestables en sus análisis finales sobre nuestra condición moral y mortal. Además, desde la gelidez del prólogo a la tremebunda y sardónica secuencia que cierra “Infierno blanco”, Liam Neeson funciona estupendamente ─es increíble cómo sigue ganando presencia con los años─ como bronco narrador, macho alfa y máxima figura a recordar de esta invitación a recorrer un inesperado hades supraterrenal. «Una vez más, combatiré la última gran pelea de mi vida. Vivir o morir hoy. Vivir o morir hoy».

Calificación: 8/10


Imágenes de “Infierno blanco”, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2012 1984 Films, Grey Wolf Producions, Lidell Entertainment y Scott Free Produtions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades

Subir