Síguenos

«Invictus»: El mayor partido de rugby de todos los tiempos

Críticas

«Invictus»: El mayor partido de rugby de todos los tiempos

FichaCartelFotosSinopsisTráilerRueda de prensaPhotocall
PreviaCríticasNoticiasComentarios

Una película menor de Clint Eastwood en la que lo mejor es la soberbia manera en la que está rodada la final entre Sudáfrica y Nueva Zelanda. Nelson Mandela es retratado con exceso de atributos positivos y ausencia de matices.

Vuelve el Clint Eastwood «mayor», el empeñado en contar grandes historias que marcaron momentos cruciales de la historia, y que últimamente parece alternarse con el «menor» (nótese el uso más que intencionado de las comillas en ambos casos, sobre todo si tenemos en cuenta que a esta última categoría pertenece la extraordinaria «Gran Torino») en su regular y constante filmografía. En este caso busca retratar un momento crucial, el aprovechamiento del recién elegido presidente sudafricano Nelson Mandela de la participación del equipo de su país en la Copa del Mundo de rugby, un arriesgado envite para unir a todos los habitantes en torno a una selección que había sido uno de los símbolos más potentes del apartheid. Un retrato en el que pueden verse detalles que convierten a Mandela en uno de esos personajes que tanto interesan al director de «Million dollar baby» (2004).

En efecto, como ocurre con gran parte de los héroes de las cintas de Eastwood, parecería que Mandela es, en este caso, el personaje enfrentado a una tarea épica, con todas las circunstancias a su alrededor confabuladas para hacerle fracasar, y con graves problemas familiares que le convierten en un desarraigado. Una vez más, es el individuo enfrentado a todo un sistema… sólo que, en esta ocasión, el individuo saldrá ganando. Sin embargo, y a diferencia de lo que ocurría, por ejemplo, con el protagonista de «Sin perdón» (1992), Mandela (Morgan Freeman, en una nueva muestra de su profesionalidad como actor) no arrastra ningún trauma del pasado, no tiene reveses, es la bondad personificada. Y tanto es así que el relato de Eastwood deviene, en su primera parte, en una algo rutinaria muestra de esos atributos positivos, en el dibujo de un líder admirable que, precisamente, por esa ausencia de matices, amenaza con protagonizar un biopic tan pulcramente poco estimulante como lo fue, en su momento, la académica «Gandhi» (Richard Attenborough, 1982).

Algo que se remonta en todo lo que se refiere al rugby, un deporte que aparentemente sería accesorio en la narración, pero cuyas secuencias acaban mostrando la fuerza de la que carece el resto de la cinta. Así, no es de extrañar que la película no remonte verdaderamente el vuelo hasta la larga secuencia final, en la que el equipo capitaneado por François Pienaar (un cada vez más en alza Matt Damon) parece convertirse en el héroe eastwoodiano que, en realidad, Mandela no es, por más que podamos habernos creído lo contrario en el arranque de la película: una selección compuesta por jugadores aún creyentes en el racista régimen anterior, débil como conjunto pero que acaba triunfando en el campo y sirviendo al interés del presidente, transformados por la experiencia y superando sus debilidades.

Por eso no debe de extrañar que «Invictus» sólo se convierta en una excelente película en la soberbia manera en la que está rodada la trascendental final entre Sudáfrica y Nueva Zelanda, un duelo épico donde los haya. Y con eso casi conseguimos perdonarle a Eastwood que nos haya regalado algún momento que, incluso, llega a confundir emoción con cursilería (quizá sea una de las cintas del director que peor utilizan las canciones, la mayoría poco memorables, algo inusual en alguien que sabe mimar tan bien sus bandas sonoras). Un peldaño por debajo de la también fallida «Banderas de nuestros padres» (2006), «Invictus» no añade gran cosa al curriculum del director de «Mystic river» (2003), pero la media permanece intacta: como siempre ocurre con él, sigue regalando momentos de buen cine, pero en este caso no ha bajado a la arena todo lo que nos hubiera gustado. En su lugar, ha mandado a Matt Damon y sus chicos, y sólo ahí el conjunto se despliega con fuerza.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Escenas de «Invictus» – Copyright © 2009 Warner Bros. Pictures, Spyglass Entertainment, Revelations Entertainment, Mace Neufeld Productions y Malpaso Productions. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir