Síguenos

«Invictus»: Un Eastwood que va más allá de las buenas intenciones

Críticas

«Invictus»: Un Eastwood que va más allá de las buenas intenciones

FichaCartelFotosSinopsisTráilerRueda de prensaPhotocall
PreviaCríticasNoticiasComentarios

Clint Eastwood se aleja del dramatismo de sus últimas propuestas y nos ofrece una película en la que se recalcan los aspectos positivos de los seres humanos. Emotiva y amena, la cinta se beneficia de unas espléndidas interpretaciones.

Perplejo me dejan las flojas recaudaciones que «Invictus», de Clint Eastwood, está obteniendo en Norteamérica, mercado en el que terminará ingresando alrededor de 36 millones de dólares (poco más de la mitad de lo que costó rodarla). Sin embargo, conviene recordar que con «El intercambio» y «Banderas de nuestros padres» sucedió algo parecido, mientras que otros títulos de inferior presupuesto, caso de «Gran Torino» o «Million dollar baby», se convirtieron en un gran éxito de taquilla. Ahora bien, estos dos últimos contaban con la presencia del actor tanto delante como detrás de las cámaras, un dato que quizás habría que tener en cuenta y que evidencia el gancho que esta leyenda viva tiene entre el público adulto. Su penúltimo largometraje (actualmente se encuentra rodando «Hereafter») es un recomendable relato plagado de buenas intenciones, magníficas interpretaciones y grandes dosis de buen cine.

invictus-joaquin-1

El filme no es un biopic de Nelson Mandela, sino una descripción de cómo éste utilizó un evento deportivo para buscar un punto de encuentro en una población completamente dividida. Eastwood no persigue detallarnos la vida personal y política del mandatario, le basta con esbozarla para así poder centrarse en aquello que en  realidad le interesa narrar. Bajo mi punto de vista, el realizador es consciente de que el público ya conoce todos los terribles aspectos relacionados con el apartheid, por lo que aquí se fija más en la esperanza, la humanidad, la indulgencia y la reconciliación que, aun así, son capaces de aparecer tras una etapa histórica repleta de ignominias. Semejante historia la construye sin que el ritmo decaiga en ningún momento y otorgándole a la misma una emoción que no considero se pueda tildar de forzada.

invictus-joaquin-2

Por supuesto, no se trata de una obra redonda y, de hecho, probablemente le sobren algunos planos a cámara lenta y varios minutos de su metraje (el partido final entre Sudáfrica y Nueva Zelanda se prolonga más de lo debido), pero ello no se convierte en un impedimento para que disfrutemos de una película que llega al corazón y que supone un cambio de registro en su director, quien en los últimos años se ha especializado en filmar dramas que nos dejan malas sensaciones en el cuerpo (todo lo opuesto a lo que sucede en «Invictus»). Eastwood nos deleita con una elegante puesta en escena en la que no faltan esos pequeños detalles que evidencian que nos hallamos ante un sólido narrador (la contraposición de cómo los blancos juegan al rugby y los negros al fútbol justo al comienzo de la cinta), por no hablar de que sabe rodearse de un reparto al que sólo pueden lanzársele alabanzas, desde un soberbio Morgan Freeman hasta un notable Matt Damon. Tal vez el optimismo que rezuma esta producción no juegue a su favor, pero al menos su principal artífice sabe manejarlo con la suficiente inteligencia como para no caer en el sentimentalismo barato.

Calificación: 7/10

En las imágenes: Fotogramas de “Invictus” – Copyright © 2009 Warner Bros. Pictures, Spyglass Entertainment, Revelations Entertainment, Mace Neufeld Productions y Malpaso Productions. Distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir