Inicio > Críticas de cine > “Io sono l’amore (Yo soy el amor)”: E...

“Io sono l’amore (Yo soy el amor)”: El declive de la dinastía milanesa

Escrito por el 24.05.10 a las 14:33

FichaCartelFotosSinopsisTráilerPreviaCríticasComentarios

“Io sono l’amore (Yo soy el amor)” es una obra sublime, desafiante de principio a fin y perteneciente al linaje más glorioso del cine italiano. Una inesperada y temeraria joya sobre el desmoronamiento de una familia de la clase alta milanesa.

Las coincidencias de la distribución han querido que coexistieran, en la misma semana, los estrenos de dos películas italianas significativas del estado actual de su cine de origen: “Baarìa” (Giuseppe Tornatore, 2009), superproducción con sello Tornatore y presumible vocación de cronista de un siglo, llega con la bendición de Silvio Berlusconi y un aparente conformismo respecto a dicho estado; “Io sono l’amore (Yo soy el amor)” (Luca Guadagnino, 2009), por su parte, se levanta como último título en adherirse a una resistencia al status quo de la que ya era parte la “Gomorra” (2009) de Matteo Garrone. Esta inesperada joya que firma el otrora director de “Melissa P.” (2005) se confiesa deudora de Visconti o de Antonioni en su saga y melodrama centrados en una familia de la alta burguesía milanesa. Pero este reconocimiento queda en mero punto de partida desde el que avanza con la temeridad propia de un Arnaud Desplechin, hacia las siempre difíciles barreras de la deconstrucción estilística y del discurso cinematográfico.

En la secuencia inicial, que se debe y honra a la cinta póstuma de John Huston, “Dublineses: Los muertos” (1987), Guadagnino se adentra con barroquismo y opulencia en la celebración familiar de los Recchi. La cámara ya adopta entonces actitudes flotantes, distanciadas que filman a los personajes y a las frías pasiones que los envuelven, se persona como elemento externo (y extraño) que ejercita el voyeurismo, cuando no se convierte en agente activo que interrumpe la diégesis para arrebatar con escenificaciones del deseo y el renacimiento sexual de Emma Recchi (Tilda Swinton). Dos pasajes particularmente inspirados invocan ese rupturismo: en uno, silencioso y abandonado a los sonidos de la naturaleza, la matriarca vaga por un escenario bucólico, cuando la irrupción en escena de Antonio (Edoardo Gabbriellini) es la de las pasiones contenidas, justo antes de que Guadagnino las suspenda con un brusco plano en negro; en otro, la misma Swinton protagoniza un éxtasis gastronómico que trasciende los límites de la representación, logrando una admirable sinfonía de sabores degustados que también es del espectador.

“Io sono l’amore (Yo soy el amor)” pertenece a un linaje de art cinema cuyas referencias quedan lejos en el tiempo, pero que es a su vez capaz de desafiar al último de los revolucionarios del medio. Este recargado, agotador ejercicio de estilo flirtea con territorios suicidas (los del melodrama y la tragedia, sobre todo) mientras el relato alcanza visos de gran saga familiar y narra el desmoronamiento de la clase alta en tiempos de la Italia de ‘Il Cavaliere’ y de la globalización. Ese declive se confirma en un osado final en el que no median las palabras y es la crescente banda sonora la que torna insostenible un drama compuesto de miradas y reproches silenciados.  Una conclusión que hace de recibo descubrirse ante dos artífices más en la forja de esta obra sublime: John Adams y su excepcional música —con segmentos de sus óperas “The death of Klinghoffer” y “Nixon in China”—, con un uso eternamente desconcertante que se ejemplifica en su empleo casi hitchcockiano durante la secuencia en las calles de San Remo; y la exquisita Tilda Swinton, aquí gélida aristócrata que contagia desde la pantalla cada escalofrío, cada sentimiento encontrado del amor clandestino.

Calificación: 8/10

En las imágenes: Fotogramas de “Yo soy el amor” – Copyright © 2009 Mikado Film, First Sun, Rai Cinema, La Dolce Vita Productions y Pixel DNA. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados.

Escribe tu comentario

AVISO: Su publicación no es inmediata, los comentarios están sujetos a moderación. La opinión de cada comentarista es personal y no representa la de LaButaca.net.

(obligatorio)

(obligatorio; no se mostrará)



6 - adela - 2:20 - 08.01.12

La pelicula me pareció genial, veo una trilogia de amor, Edoardo y Antonio se aman, Edoardo transmite a Emma y a Antonio su amor, crea un vínculo, la escena donde Edoardo rememora detalles y descubre la relación de Antonio y Emma y la reacción desmedida que tiene es la culminación de su expresión de amor, pasión y celos por ambos.



5 - Cristobal Philippot - 22:46 - 06.12.10

Io sono l’amore, es una película solo para aquellos románticos, fanáticos del buen gusto, la belleza, la fotografía y la música. Como historia, carece realmente de originalidad. En su estética e interpretación es sublime. A mi me ha encantado, especialmente su banda sonora, la cual voy a ver si puedo hacerme con ella. Un drama a la italiana, que te traslada hasta un punto que al final de la pelicula, con toda la orquesta, te parece estar sentado en una butaca de Covent Garden viendo Turandot. Tilda Swinton está espectacular. No podía ser otra mujer para este papel. Una pelicula con mucha clase, a la que muchos no están acostumbrados y por ello su juicio es banal y carece de interés. Un saludo desde Londres.



4 - Mara - 22:41 - 03.10.10

Me parece la mejor película que he visto en los últimos tiempos, ya que últimamente las carteleras chorrean un cine que daña la visión y el buen gusto, nos subestima y nos aburre.
Estoy de acuerdo que no tiene un ritmo de vértigo, pero se desgaja sabrosamente, entre unos personajes trabajados, con un lenguaje muy teatral, donde los diálogos obvios y las escenas innecesarias no tienen cabida.
Lo mejor: las excelentes actuaciones y lo que calla mas que lo que dice.



3 - rafarrojas - 17:10 - 20.08.10

Hoy estoy surfeando siguiendo las críticas de esta peli, y no puedo evitar dejar mi comentario en alguna de ellas, : )
Es cocina de diseño, pretendidamente mucho, realmente nada.
No sé quién hoy hablando de cómo se cuenta una historia que jamás se debían poner detalles que no fueran necesarios o que aportaran algo.
Hay personajes que parece que se van a desarrollar pero…. se quedan en arquetipos.
Mucho actor bueno para tan malos personajes.
Si Tilda Swinton quería tirarse a un tío jovenzuelo en el monte, no necesitaba contármelo.
Y lo que suele ocurrir en estos casos. Los que desean ver grandeza detrás de algo, la ven no importa lo idiota que sea realmente el tema (como en esa peli de Peter Sellers donde todo el mundo le atribuía una genialidad a la simpleza más grande…)
Bueno, se agradecerán visitas a mi blog, a ver si salgo de pobre, jajaja.



2 - Xan - 13:23 - 14.06.10

No estoy de acuerdo. Me parece un ejercicio pretencioso, banal, con énfasis musicales fuera de lugar y que esconde la incapacidad de desarrollar un guión en la grandilocuencia musical. Un acto fallido. Para cine italiano bueno, trabajado e interesante, La mejor juventud. Saludos



1 - luis - 10:29 - 02.06.10

Después de ver desatinos como “Pricipe of Persia” casi podríamos decir que estamos ante una obra maestra, ante otro concepto de película, ante un director que piensa con criterio, ante unos actores que interpretan algo mas que un guion. A pesar de eso, la película se regodea en exceso en primeros planos innecesarios argumentalmente y discutibles estéticamente. Decir que le sobra media hora,es redundar en un mal ampliamente extendido en nuestros días, pero ciertamente, la película esta falta de ritmo en muchos momentos de la proyección y los espectadores se revuelven en sus asientos hastiados por el excesivo ensimismamiento del director en su obra.
Sin embargo y a pesar de todos estos fallos, merece la pena de ser vista por espectadores hartos de películas holiwoodienses que no aportan nada – ni tan siquiera entretenimiento. Por criterios artísticos, por criterios actorales, por que en la variación esta el gusto. Merece la pena verla.
Tampoco la recomendaría a alguien que esta ávido de acción, evasión palomitera o necesitado de nutrir su fantasía, solo a los que necesiten un oasis de tranquilidad en las arenas del desierto cinematográfico.

saludos




   "Frank": La maldición del teclista
   "El corredor del laberinto": Ratones en busca ...
   "El corredor del laberinto": Demos una vuelta
   "Boyhood (Momentos de una vida)": Un año despu...
   "Hércules": Un mito diferente
   "Hércules": ¡Picaste!
   "Jersey boys": A Frankie ni tocarle
   "Líbranos del mal": Reposeídos
   "El Niño": Juegos peligrosos
   "En el ojo de la tormenta": ¿Y los tiburones?
   "El Niño": Al ritmo de la mandanga
   "Lucy": La fallida trascendencia de Luc Besson
Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter


 
Mapa del sitio Más secciones Archivo de películas Facebook  Twitter  Google+  RSS
Nube de tags:  torrente 5 | el corredor del laberinto | el hombre mas buscado | boyhood | hercules | libranos del mal | el niño | lucy | guardianes de la galaxia

© LABUTACA.NET - Avda. Jacarandas, 2, 722 - 46100 Burjassot, Valencia, España - Telf.: 96 375 58 22 - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.