Síguenos

«Iron Man 2»: Tony Stark Superstar

Críticas

«Iron Man 2»: Tony Stark Superstar

FichaCartelFotosPhotocallSinopsisTráilerClipsCómo se hizo
ReportajeBanda sonoraVideojuegoNoticiasCríticasComentarios

El Hombre de Hierro vuelve en una secuela que potencia el elemento espectacular y humorístico como garantía de un par de horas de relajación palomitera. Inferior a su predecesora, pero incuestionablemente divertida.

Han pasado seis meses desde que Tony Stark (Robert Downey Jr.) hiciese público que es él quien ocupa la armadura del Hombre de Hierro. Desde entonces, la vida del aún más multimillonario se ha convertido en una vorágine mediática de popularidad desorbitada que le va a las mil maravillas. Y entonces, de modo inesperado… Whiplash (Mickey Rourke). Tras reventar las taquillas planetarias en 2008 e insuflar nuevos aires industriales al género ─ya por derecho propio, en sus más diversas vertientes─ de los superhéroes que saltan del noveno al séptimo arte, vuelve a las más grandes pantallas uno de los iconos de Marvel. “Iron Man 2” mantiene parte de la estructura en su equipo, aunque sus intenciones, más evidentes aún si cabe en lo comercial en detrimento de la solidez del conjunto, rebajan las exigencias de la primera entrega.

El gran acierto del inicio de la franquicia fue la elección del súper resucitado Downey Jr. para meterse en la piel de Stark, playboy de ego desbocado e ingeniero brillantísimo de motivaciones a caballo entre lo reprobable y el altruismo filantrópico. Pero ya se sabe que segundas partes sorprenden con más dificultad, así que los responsables de la película han optado por multiplicarlo todo, comenzando por la excentricidad de la figura central ─«he privatizado con éxito la paz mundial», sostiene mientras gesticula como Richard Nixon─ y el número de aliados y enemigos, materializados en un reparto espectacular y desequilibrado, con un tremendo como siempre Sam Rockwell, pero con un insuficiente Rourke, unos inocentones Scarlett Johansson y Samuel L. Jackson ─el proyecto “S.H.I.E.L.D.” no pinta muy allá─ y un totalmente equivocado Don Cheadle. Y se potencia el aspecto acústico en general, elevado a la enésima potencia en un Dolby atronador que multiplica las sensaciones derivadas de los arrebatos de fuego y cacharrería que se abren paso a lo largo de dos horas que transcurren en un suspiro.

Aún perdido ese elemento de frescura de su precedente, el director y actor Jon Favreau ─que otorga a su personaje, Happy Hogan, mayor presencia y relevancia, como en los cómics originales─ vuelve a atinar aunando la comedia pura y dura ─a pesar de excederse en la abundancia de momentos hilarantes─ con la acción desenfrenada, impactante más por lo puramente visual que por lo contundente; la narración torna en crescendo emocional en el que Stark, concebido única y exclusivamente para lucimiento del actor que le da vida, se enfrentará a todo tipo de demonios internos y externos, del presente y del pasado, en su camino hacia un clímax que, como sucediese hace dos años, no por insuficiente resulta menos divertido y bien resuelto. Guiños a lo que está por venir desde la Casa de las Ideas no faltan, así como trazos más gruesos en el dibujo de un mundo no tan de ficción que, en el lapso entre original y secuela, se ha dedicado a buscar la manera de desacreditar y/o sustituir a este pintoresco adalid de la justicia. Ahora toca esperar nuevos retos.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Iron Man 2” © 2010 Paramount Pictures, Marvel Entertainment, Marvel Studios y Fairview Entertainment. Fotos por François Duhamel y Merrick Morton. Distribuida en España por Paramount Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir