Síguenos

«J. Edgar»: Décadas resumidas en horas

Críticas

«J. Edgar»: Décadas resumidas en horas

Aunque imperfecta, sobre todo porque la estructura narrativa que se utiliza para relatarnos la compleja vida de J. Edgar Hoover no es la adecuada, el filme posee momentos notables y unas espléndidas interpretaciones.

Me ha dejado un tanto desconcertado cómo ha sido recibido en los Estados Unidos el último trabajo de Clint Eastwood en su faceta de director: «J. Edgar» (ver tráiler). No me refiero a su recorrido comercial, puesto que de todos es sabido que sus producciones más artísticas (llamémoslas así) nunca han sido del gusto del público. «Más allá de la vida», «Invictus», «El intercambio», «Cartas desde Iwo Jima» o «Banderas de nuestros padres» son una buena prueba de ello (en el lado opuesto se hallan «Gran Torino» o «Million dollar baby», donde encima el espectador tenía el aliciente de poder ver al veterano cineasta delante de la cámara). En realidad, hablo de la gélida acogida que le ha dispensado la crítica, puesto que la película en cuestión no desmerece con respecto a algunos de los largometrajes anteriormente citados.

«J. Edgar» es un digno filme en el que se percibe una elegante puesta en escena y un sólido montaje pero en el que también es fácil atisbar su principal debilidad: la estructura narrativa que ha elegido el guionista Dustin Lance Black para abordar el proyecto. Así, se salta de una década a otra con excesiva ligereza, mezclándose el pasado y el presente de una forma no del todo acertada (lo que no quiere decir que sea confusa). Asimismo, el autor del libreto opta por centrarse en determinados aspectos de la vida personal y profesional del protagonista, algo que nos da una visión demasiado general de su existencia. De hecho, uno no termina de comprender por qué ciertos pasajes, caso del secuestro del hijo de Charles Lindbergh, adquieren una mayor relevancia en comparación con otros.

Salvo en momentos muy específicos (el desprecio del protagonista hacia Martin Luther King, por ejemplo), el filme se mantiene distante en lo que se refiere a juzgar a una figura histórica tan importante como la de J. Edgar Hoover. Sin embargo, lo que aquí muchos pueden considerar un defecto, deviene en realidad en una virtud, y ello incluso sabiendo que semejante decisión provoca un claro alejamiento entre el público y la historia que se le está contando. Para finalizar, cabe mencionar lo mejor de la cinta: sus interpretaciones. Leonardo DiCaprio está inmenso y aún no concibo cómo es posible que no haya sido nominado al Oscar® en la categoría de Mejor Actor (atención a la convicción de sus discursos o a cómo se mueve cuando el personaje al que encarna ya es un anciano). Tampoco desmerece la labor de Armie Hammer, y eso que su maquillaje canta bastante con respecto al de su compañero de reparto o al de una notable Naomi Watts. Por último, citar a una espléndida Judi Dench, quien sabe cómo encarnar a una madre que resulta del todo influyente en la vida de su hijo, tanto para lo bueno como para lo malo…

Calificación: 6/10


Imágenes de “J. Edgar”, película distribuida en España por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Imagine Entertainment y Malpaso Productions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir