Síguenos

«Jane Eyre»: Con la fuerza de un alma libre y enamorada

Críticas

«Jane Eyre»: Con la fuerza de un alma libre y enamorada

En esta «Jane Eyre» brillan el diseño de producción y sus actores protagonistas, Mia Wasikowska y Michael Fassbender. Una adaptación sin acartonamiento, que consigue captar todo el espíritu de la novela victoriana de Charlotte Brontë.

Una nueva adaptación del clásico de Charlotte Brontë y una nueva demostración de que no hay nadie como los británicos para recrear el romanticismo de época. En esta versión de «Jane Eyre» (ver tráiler y escenas), Cary Joji Fukunaga captura todo el espíritu de la novela victoriana y acierta a retratar un alma fuerte y libre, inmersa en una sociedad de convencionalismos y que lucha por respirar una naturaleza pura. Con varios flashbacks nos lleva a su triste infancia en el orfanato o a la mansión en que trabajó como institutriz, para posar su mirada entre los silencios de Jane y la fuerza del viento, entre la pureza de su corazón y su pasión de espíritu, entre el destino sombrío que la persigue y los horizontes de luz con que sueña. Es una auténtica lucha contra la adversidad que siembran unos familiares orgullosos o unos tutores crueles, entre un amor esquivo y unas ataduras que una y otra vez amenazan con someterla.

No hay acartonamiento en la puesta en escena ni esteticismo vacuo en sus planos. Al contrario, todo el diseño de producción brilla de manera sobresaliente y se pone al servicio del tema, de manera tan fiel como creativa respecto al original literario. La excelente fotografía de Adriano Goldman sabe captar la inquietud que genera la luz de una vela, pero también recoger la fría atmósfera de la primavera inglesa, mientras que la cámara nerviosa nos transmite la agitación de la protagonista en su huida inicial o nos regala unas hermosas vistas de las campiñas o bosques entre la niebla. De la misma manera, el trabajo de sonido permite sentir la fuerza del viento o escuchar a esos duendes de la noche, y la música de Dario Marianelli imprime a cada escena toda la emoción necesaria o eleva el espíritu del espectador cuando el director decide abrir una puerta de esperanza. Por otra parte, el guión es equilibrado y la estructura narrativa clara, con silencios elocuentes y diálogos escuetos que hablan de la discreción y reservas propias de la época, mientras que la única imagen surrealista —de dudosa necesidad, por lo explícito— viene a reflejar el estado fogoso de un alma que ya no aguanta más su soledad.

El tempo de la historia es contemplativo e intimista en ocasiones, pero cuando conviene se torna intenso, enérgico y dramático, siempre a merced de los sentimientos de una Jane Eyre a quien Mia Wasikowska presta su mirada inocente y su nobleza de alma: la contención a la que somete a su personaje responde al temple con que la vida le ha tratado, pero dentro alienta un espíritu libre, fuerte y apasionado que la actriz también deja vislumbrar cuando llega el momento. Wasikowska está muy bien acompañada por Michael Fassbender como el atormentado —por el secreto que esconde y las contradicciones de su espíritu— pero atractivo Edward Rochester, más que por Jamie Bell, quizá un error de casting pues no resulta del todo convincente en su papel de clérigo. Y detrás de todos, Judi Dench como esa mujer que lo sabe y observa todo, que calla en un pacto tácito de complicidad, y cuya presencia dota a la escena de gravedad y empaque.

Esta Jane Eyre de Fukunaga es una mujer de apariencia frágil, pero de indudable integridad moral. Su amor a la verdad se presenta como la primera lección que aprendió en casa de su tía, lo mismo que la necesidad de una familia y un afecto por el que darlo todo sin tasa, o esa fidelidad a prueba de fuego y engaño. Es la historia de una mujer fuerte y valiente —se diría que adelantada a su tiempo, por su feminismo—, que desde la inteligencia y la convicción hizo frente a la superficialidad y mezquindad de algunos con el silencio o con la palabra adecuada. Todo en este drama emocional va encaminado a mostrarnos un alma libre y resignada, delicada y pasional, y otra que trata de alcanzar esa liberación de una amargura del pasado. Y, en esos casos, sólo la fuerza del amor puede obrar milagros.

Calificación: 8/10


En las imágenes: Fotogramas de «Jane Eyre», película distribuida en España por A Contracorriente Films © 2011 Focus Features, BBC Films y Ruby Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir