Síguenos

«Johnny English returns»: Vuelve el hombre

Críticas

«Johnny English returns»: Vuelve el hombre

Ocho años después de la exitosa primera entrega, Rowan Atkinson se mete en la piel del más destartalado de los agentes secretos al servicio de Su Majestad. El humor resulta apolillado, y satura una aventura de lo más sosa.

Repudiado por el MI7 tras un catastrófico error cometido en una misión en Mozambique, Johnny English (Rowan Atkinson) vive recluido en un monasterio budista, cultivando el poder de la mente frente al cuerpo. Hasta que la madre patria reclama de nuevo sus servicios. Ocho años después de una primera entrega que recaudó ciento sesenta millones de dólares ─cuatro veces su presupuesto─ llega a los cines “Johnny English returns” (ver tráiler y escenas), comedia destinada principalmente a los incondicionales de su figura principal y a quienes no pidan demasiado a cien minutos de predecible entretenimiento a base de gags involutivos. Porque el humor que propone no ha progresado ni un ápice en todo este tiempo. Si a él le funciona, estupendo; pero para quien esto firma es un tostón.

«Siempre me has fascinado. Clínicamente». Lo mismo de siempre, las mismas pantomimas de siempre, siempre, siempre, siempre. Pero la cuestión es que ahora tratan de enmarcar las aventuras del más destartalado agente secreto al servicio de Su Majestad en un entorno en el que el cine de espías viene marcado por las adrenalinas de Jason Bourne y el nuevo James Bond, buscando ofrecer al respetable una historia que aúne la elegancia y la emoción con la comicidad propia de la filmografía de Atkinson. Y no funciona, ni desde el aburridísimo y mortecino guión de Hamish McColl y William Davies ni desde la dirección del soso Oliver Parker, por mucho que la banda sonora de Ilan Eshkeri aporte un poco de velocidad, ritmo y empaque a la película. Y no funciona, desde luego, desde el vetusto, apolillado y desfasado humor que luce sin convicción.

A Rowan Atkinson hay que reconocerle su entregada capacidad para mantener el tipo bien entrado en la cincuentena, conservando el espíritu que le ha convertido en un icono más de la pequeña que de la gran pantalla. Su personaje luce exactamente igual, canas aparte, y funciona en punto muerto haciendo el ganso rodeado de gadgets y cachivaches ─destaca especialmente esa silla de ruedas que provocaría orgasmos cósmicos en el Pepe Isbert de “El cochecito”─; a su alrededor, un elenco que podría colar perfectamente en cualquier thriller del momento, con la icónica Gillian Anderson, el simpático Dominic West y la guapa Rosamund Pike ─ex-chica Bond─ sosteniendo sus clichés para cobrar al final de rodaje. A Daniel Kaluuya le toca hacer el ridículo como contrapunto cómico del punto cómico, y lo hace estupendamente, eso sí. Fin.

Calificación: 3/10


Imágenes de “Johnny English returns”, película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2011 Working Title Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir