“Julia”: Rizar el rizo

Escrito por el 04.03.09 a las 18:45

Una de las dos grandes virtudes del filme es su natural y voluntaria condición de título al margen de los géneros concretos. La otra es una Tilda Swinton inmensa, consumando una transformación asombrosa ya desde los créditos iniciales.

“Julia” es una propuesta desconcertante. Es película con nombre propio, que es Julia, que es Tilda. Es un experimento fílmico sin serlo. Una mezcla inclasificable que no es mezcla. Una imprevisible cinta que fascina, descoloca, flaquea y nos sobrecarga de giros desigualmente eficaces. Un tour de force único en su especie. Es, en definitiva, Erick Zonca rizando el rizo. Una y otra vez.

Ampliar imagen

Atendiendo a los primeros compases del personaje, uno podría pensar que se encuentra ante el reflejo femenino de Joe Kavanagh, el alcohólico caído en desgracia de Ken Loach. En su adicción al alcohol, Julia se embarca en noches de excesos sin freno que le llevan a tener sexo casual, despertarse en los más insospechados lugares y, en última instancia, perder su empleo. Lo que primeramente se presume como un sórdido drama, visceral y con vocación de cine social, pronto ejerce su primer giro narrativo para derivar en un thriller harto atractivo, con el secuestro del nieto de un multimillonario al que Julia pretende reclamar el dinero que le permita salir de su penosa situación vital. Sin abandonar la mirada intimista, la magnífica profundidad psicológica otorgada a su retoño, Zonca nos embarca en una road movie cuyas consecuencias, una detrás de otra, serán indistintamente imprevisibles. Y es que una de las dos grandes virtudes del filme es, precisamente, la imposibilidad de verse definido en unos pocos rasgos, su natural y voluntaria condición de título al margen de los géneros concretos. La otra, claro está, es una Tilda Swinton inmensa, consumando una transformación asombrosa ya desde los créditos iniciales.

Ampliar imagen

De la decadencia a la maternidad, de la soledad agónica a la desesperación por el ser amado, Julia es uno de los personajes más complejos que hemos visto últimamente en el cine, mujer autodestructiva y nihilista explorando los bajos fondos de su alma. Zonca la desnuda psicológica y físicamente (en un momento concreto, más de uno se acordará de Julianne Moore en “Vidas cruzadas”), la sumerge en la perdición y le ofrece la salvación en la forma del pequeño Mitch (Saul Rubinek). Los resortes inconscientes que antes le llevaban a beber impulsivamente, lentamente son sustituidos por otros que despiertan diminutos gestos de madre, de afecto reprimido que sale a la luz en el contexto más complicado posible. Complicado porque aquí la trama es un terreno entregado a los excesos de su autor en una cruzada por definir la película indefinible, algo que funciona razonablemente hasta que hace mella el desgaste fruto de su larguísimo metraje, alcanzando un último tramo en el que la precipitación de giros menoscaba la eficacia de lo postulado hasta entonces. La consecuencia última es que asistamos a su derivación última, la del thriller fronterizo, atónitos y hastiados de nuestro desconcierto mismo, culpa de un buen puñado de piruetas narrativas poco menos que descabelladas, culpa de una indefinición que pasa a estar más cerca de lo molesto que de lo atractivo.

Ampliar imagen

Pero poco se le puede reprobar a Zonca cuando parece claro que ésta era la obra que pretendía. Con todas sus derivaciones y sus rizos, con todas sus pretensiones y excesos. Y sobre todo, con una soberbia actuación de Swinton que incorpora con magisterio todos y cada uno de los estadios de Julia, para hacer así más suya esta pequeña rareza.

Calificación: 6/10

En las imágenes: Fotogramas de “Julia” – Copyright © 2008 Les Productions Bagheera, Le Bureau, France 3 Cinéma, StudioCanal, The 7th Floor Production y Saga Film. Distribuida en España por Vértigo Films. Todos los derechos reservados.



Sorry, the comment form is closed at this time.



2 - Jordi Revert - 17:18 - 12.03.09

Gracias, Julio. La verdad es que me pareció interesante desde el punto de la experimentación narrativa (sin dejar de ser el centro la evolución de Julia, la trama pasa por mil y un estadios distintos), pero en algún momento a Zonca se le va la mano hasta ese final que casi es una película en sí mismo. Y sí, Tilda Swinton es el alma y sustento de la cinta. Sencillamente cautivadora.

Un saludo



1 - Julio Rodríguez Chico - 20:25 - 11.03.09

Me ha gustado tu crítica, Jordi. Acabo de ver la película y coincido en el retrato y evolución del personaje de Tilda como valor más positivo, y en la debilidad de un guión narrativo que sufre lo que llamas acertadamente “piruetas” y que son un poco inverosímiles. Si hubiera cuidado este aspecto y fuera más corta, sería una película redonda. Un saludo.



 
Novedades Secciones Enlaces Facebook     Twitter     Instagram                   
Destacado:  Agencia de comunicación y marketing de cine - Valencia

© LABUTACA.NET - C/ Orba, 12, 8 - 46910 Benetússer, Valencia, España - E-mail: redaccion@labutaca.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Prohibida la reproducción de los contenidos de este sitio sin consentimiento expreso de sus propietarios. Todos los derechos reservados.