Síguenos

«La bella y la bestia»: ¡A tu cuna!

Críticas

«La bella y la bestia»: ¡A tu cuna!

La fábula del amor sin barreras regresa a los cines en una nueva versión soporífera y desfasada. El perrete digital y la delicada muchachita se rondan sin interés ninguno, a la espera de que la historia se repita. Pues vale. 

Para saldar una deuda de sangre de su padre (André Dussollier), Bella (Léa Seydoux) acude al castillo de un misterioso príncipe maldito (Vincent Cassel). A pesar de que se desconoce su origen exacto, la historia de amor imposible-posible entre una hermosa muchacha y un monstruo crujiente por fuera pero tierno por dentro sigue inspirando producciones en los más diversos formatos artísticos. Así que aquí están de nuevo «La bella y la bestia» (ver tráiler y escenas), esta vez de la mano del irregularísimo Christophe Gans. Baste decir que las versiones de 1945 y 1991 ─la definitivamente universalizante, tal es el poder de Disney─ siguen siendo las más destacadas en términos artístico/comerciales.

Léa Seydoux en "La bella y la bestia"

«Una vida por una rosa». No es que la fábula haya sido nunca especialmente trepidante en su ritmo y en el transcurrir de sus acontecimientos, pero esta adaptación a partir del libreto firmado por el cineasta junto con Sandra Vo-Anh es capaz de aburrir hasta a las ovejas. Desde que arranca, además. Un tostón vetustamente dirigido, por otra parte, y con un aspecto visual más digno de la pequeña pantalla de que la grande, con un aluvión de cromas y criaturas absurdas que traban la percepción de la producción al quedar sin enfoque, tono o un público definido al que mirar. No hay magia, no hay diversión, no hay pasión. No hay nada más allá de un sopor supino.

Imagen de "La bella y la bestia"

Léa Seydoux es bonita, sí, y luce bien embutida en los recargadísimos vestidos de princesa en los que le toca correr de un lado para otro. Pero hasta ella parece aburrida. Y Vincent Cassel es un perrete digital que ni impone, ni propone, a la espera de poder tocar carne cuando la magia de Cupido se abra paso definitivamente y convierta al pelanas en un maduro atractivo una vez más. De nuestro Eduardo Noriega ─doblado al francés en la versión original, tremendo─ ni hablamos. A la espera de que bella y bestia regresen a los cines ─porque lo harán, tarde o temprano─, lo mejor que podemos hacer es olvidar esta machacante adaptación y pasar a otra cosa. A cualquier otra cosa.

Calificación: 2/10

Imágenes de “La bella y la bestia”, película distribuida en España por DeAPlaneta © 2014 Pathé, Eskwad y Studio Babelsberg. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir