Síguenos

«La chica danesa»: Menudo cuadro

Críticas

«La chica danesa»: Menudo cuadro

Soporífera traslación al cine del drama vital del primer transexual de la historia. Debería ser tremendamente emocionante, brutal en sus lecturas y su coraje. Pero no: Tom Hooper aburre a las ovejas.

Gerda (Alicia Vikander) y Einar Wegener (Eddie Redmayne) forman un exitoso matrimonio de artistas en la Europa del primer tercio del siglo XX. Él se siente especial, distinto, no encaja en su cuerpo. Literalmente. Tras «El discurso del rey» y «Los miserables», Tom Hooper sigue elevando el subgénero -porque ya puede considerarse validísimamente como tal, en estos tiempos- del telefilm a la categoría de producto oscarizable con «La chica danesa», la historia hooperizada de Einar Wegener, el primer transexual que evolucionó desde dentro para convertirse en la mujer que sentía que era. Un drama humano insondable, sí; pero una película soporífera y pretenciosa, también.

La chica danesa

«¿Quieres contarme algo?». Es difícil entrar en la propuesta ya desde su arranque, porque el conjunto destila un exasperante y evidente anhelo de galardones y reconocimientos que aplastan al espectador contra los empastados, milimétricamente irreales y encorsetados escenarios filtrados desde la fotografía de Danny Cohen. Viviendo para los cuadros, viviendo en los cuadros, la molesta dirección del cineasta no ofrece ninguna emoción en esta película sobre el Amor -por encima de la pérdida, de la identidad, de lo carnal no correspondido-, sólo una tosca parquedad que lo hace todo plomizo, vacío… poco veraz. Poco vital. O nada.

La chica danesa

Eddie Redmayne tuvo en Stephen Hawking uno de los papeles de su vida, pero en Einar/Lili no lo tiene. Arranca plúmbeo, raro, y avanza hacia una especie de histrionismo comedido -sí- que termina por hacerle flotar como una especie de (involuntaria y respetuosa, claro) parodia del extraordinario humano al que homenajea; muy por encima suyo vuela el rostro de Alicia Vikander, cuya Gerda impacta como presa de una afectación casi mayor y más fácil de encajar por el espectador -al ser más asimilable desde un punto de vista general-. «La chica danesa» juega narrativamente a decirnos qué sentir, cómo y cuándo hacerlo. Así vamos mal.

Calificación: 4/10

“La chica danesa”, película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2015 Working Title Films, Pretty Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Subir