Síguenos

«La conspiración del pánico»: Shia LaBeouf, improbable enemigo público

Críticas

«La conspiración del pánico»: Shia LaBeouf, improbable enemigo público

Al Hollywood más comercial le encanta situar a los Estados Unidos al borde del caos o, cuando menos, del magnicidio. El número de producciones palomiteras que han estado a punto de acabar con el líder del país de las barras y las estrellas ─o con la nación entera, o al menos con parte de ella─ es tal que podría constituirse un género en sí mismo, un ramal propiamente dicho repleto de acción y amor incondicional hacia la primera potencia mundial. Ahora llega un nuevo ejemplo de esta realidad, en el que la amenaza proviene de lo más parecido a un sueño húmedo de HAL 9000.

la-conspiracion-del-panico1.jpg

Jim Shaw (Shia LaBeouf) es un chico independiente, alejado de su familia y ocupado en las más diversas labores. Tras notificarle la muerte de su hermano gemelo, mucho más válido y avanzado ─según la estricta mentalidad del cabeza de familia (William Sadler)─, recibe una llamada de una misteriosa mujer que comienza a darle una serie de órdenes extremadamente precisas que ha de seguir a rajatabla si quiere seguir con vida. En su aventura le acompañará una joven y hermosa madre soltera, Rachel Holloman (Michelle Monaghan), que habrá de seguir también las instrucciones de la anónima voz para evitar que su hijo pequeño abandone el plano terrenal. “La conspiración del pánico” ─para qué referirnos a la violación del título original, “Eagle Eye”─ vuelve a unir los caminos del realizador D.J. Caruso y LaBeouf, ídolo forzoso del futuro ─qué empeño pone Spielberg en apadrinar a este muchacho─ tras la deprimente “Disturbia”, y el resultado es igualmente desalentador.

la-conspiracion-del-panico-2.jpg

La cinta arranca como una suerte de thriller paranoico/conspiratorio, se desarrolla como un típico producto de consumo fácil, a caballo entre un Michael Bay descafeinado ─esto no es necesariamente negativo─ y el Tony Scott más acomodaticio con la industria ─el de “Enemigo público” o “Déjà vu”─, y se estampa frontalmente con una resolución de lo más absurda, pretendidamente sorpresiva y terriblemente presentada. Caruso, uno de los realizadores más impersonales del momento, opta por los fuegos artificiales para tratar de disfrazar lo que realmente es este film: una película-vehículo a mayor gloria de la chequera de los implicados, desde el astro adolescente al reparto que le rodea, que sin alardes cumple para convertir ─o, al menos, intentarlo─ esta propuesta en un rompetaquillas tan fugaz como prescindible (hay que resaltar, eso sí, la simpática complicidad entre Michael Chiklis y Nigel Gibbs, sincero guiño a los incondicionales de la soberbia «The Shield»). Lejos de dibujar una interesante crítica sobre el abuso de poder y el permanente ojo que nos vigila ─máxime en Norteamérica, sumida cada vez más en el pavor al ataque terrorista inminente─, una vez más nos brindan un libreto que convierte en héroe a la oveja descarriada, que une a los distantes en el último momento y que tributa un homenaje póstumo a los secundarios caídos en acto de servicio. Más de lo mismo, sin visos de un final feliz ─artísticamente hablando, claro─.

Calificación: 5/10

  • Más críticas de José Arce
  • Más información sobre «La conspiración del pánico»
  • Ver fotos de la película (9)
  • Teaser tráiler
  • Tráiler
  • A D.J. Caruso le gustaría dirigir «Thor»
  • Shia LaBeouf, ¿protagonista del nuevo Indiana Jones?
  • «Y: El último hombre», posible nueva unión de Caruso y LaBeouf
  • Michelle Monaghan podría aparecer en «X-Men origins: Wolverine»
  • En las imágenes: Fotogramas de “La conspiración del pánico” © 2008 DreamWorks Pictures y Kurtzman/Orci Productions. Fotos por Raph Nelson. Distribuida en España por Paramount Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

    Continue Reading
    Subir