Síguenos

«La cueva de los sueños olvidados»: La caverna de Werner Herzog

Críticas

«La cueva de los sueños olvidados»: La caverna de Werner Herzog

El interés central de «La cueva de los sueños olvidados» es meramente tecnológico, la posibilidad de aplicar el 3D a una caverna que contiene pinturas de 32.000 años de antigüedad. El problema es que la cinta falla en todo lo demás.

Werner Herzog sigue aumentando su filmografía documental, el género al que ha dedicado más esfuerzos en las últimas décadas, y que depara lo mejor de su particular universo. Porque resulta difícil olvidar cintas como «Grizzly Man» (2005) o «Encuentros en el fin del mundo» (2007), en las que su cámara encontraba personajes que parecían sacados de su mundo de ficción, con un pie en la alucinación y otro en la búsqueda de la utopía, auténticos outsiders que seguían la ruta contraria del resto de su especie.

«La cueva de los sueños olvidados» (ver tráiler y escenas), sin embargo, parte de un presupuesto distinto. En este caso, el interés central es meramente tecnológico, la posibilidad de aplicar el 3D a una caverna que contiene pinturas de 32.000 años de antigüedad, transmitiendo al público una experiencia sólo al alcance de un puñado de científicos al año, debido a los peligros de deterioro que para tan frágil tesoro supone la mínima presencia humana en su interior. Todo un regalo que Herzog sabe aprovechar para ofrecernos unas imágenes verdaderamente sobrecogedoras, llenas de una rara belleza, como si hubieran surgido de los pinceles de algún vanguardista del siglo pasado.

El problema es que la cinta falla en todo lo demás. Al fin y al cabo, cuando uno acude al cine atraído por el nombre de Werner Herzog, espera ese paso adelante que le lleve de la naturaleza a esa fauna humana que, por ejemplo, poblaba la base antártica de McMurdo en «Encuentros en el fin del mundo». De hecho, el director alemán intenta hacer algo similar con los paleontólogos con los que visita la cueva que, si bien no están exentos de ese punto excéntrico que tanto le gusta —el científico que antes trabajó en el circo, o un fabricante de perfumes que busca posibles cuevas poniendo su nariz sobre cualquier grieta entre las rocas—, no llegan al grado de los mayores antihéroes herzogianos, del ficticio Lope de Aguirre que Klaus Kinski interpretara en «Aguirre, la cólera de Dios» (1972) al sorprendentemente real Timothy Treadwell de «Grizzly Man».

Así pues, la cinta no carece de interés, pero da la sensación de que Herzog tiene dificultades para aumentar el metraje hasta una duración que permita su estreno en cines. Hasta tal punto es consciente que añade un epílogo que parece una broma dedicada a los que han estado todo el tiempo esperando que llegue ese punto de torsión que te golpea como un puño y te deja un recuerdo indeleble en el cerebro. Y uno no puede apartar la sensación de que este sí que ha sido un encargo alimenticio, bien despachado pero con escasa personalidad. Eso sí, las imágenes de la cueva están soberbiamente rodadas y el 3D funciona a la perfección para transmitirnos la sensación de estar en un lugar que no ha sido hollado durante un tiempo imposible de concebir. Pero ahí queda todo, teniendo en cuenta que en ese «ahí» se concentra uno de los usos más inteligentes que se han hecho de la nueva técnica, eso sí.

¿Habrá que esperar a ver al villano al que interpretará próximamente frente a Tom Cruise para encontrarnos con la esencia de ese Werner Herzog que sus más contumaces admiradores esperamos en cada nueva entrega? Pensándolo bien, sería una muestra más de ese particular humor suyo que lleva ya varias décadas convirtiéndole en esa rara avis que le hace único e intransferible. Pero, esta vez, la grandeza del arte paleolítico es capaz de empequeñecerle. Incluso a él.

Calificación: 5/10

Imágenes de “La cueva de los sueños olvidados”, película documental en 3D distribuida en España por Wanda Visión © 2010 Creative Differences, History Films, Arte France, Werner Herzog FilmProduktion, More4 y Ministère de la Culture et de la Communication. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Lo más leído

Subir