Síguenos

«La hora más oscura»: Reducido a cenizas

Críticas

«La hora más oscura»: Reducido a cenizas

Flojísima propuesta scifi sin emoción, sin humor, sin carne, en la que unas luces alienígenas que huelen a excusa para ahorrar costes de producción quieren acabar con la Tierra. Otra «perla» de Timur Bekmambetov.

Sean (Emile Hirsch) y Ben (Max Minghella), en Moscú por negocios. Natalie (Olivia Thirlby) y Anne (Rachael Taylor), en Moscú por turismo. Y de pronto, unas extrañas luces en el cielo… Parece que los alienígenas siguen empeñados en finiquitar a la raza humana, así que vuelven al ataque con “La hora más oscura” (ver tráiler), flojísima propuesta scifi dirigida por el prácticamente desconocido cineasta Chris Gorak ─curtido como director artístico para otros─ que viene acreditada en la producción por el terrible Timur Bekmambetov, un tipo cuyo peculiar sentido del gusto ha plasmado tras las cámaras en las estridentes “Guardianes de la noche” (2004), “Guardianes del día” (2006) o “Wanted” (2008). Su apadrinado, de momento, tiene poco que aportar al género.

«Esto no es normal». Más allá de que se trata de una de las películas palomiteras con menos tensión ─aún apostando considerablemente por el suspense─ y ritmo que han llegado a la cartelera últimamente, sorprende que la historia, simple hasta decir basta, venga firmada por seis manos, ni más ni menos. Leslie Bohem, M.T. Ahern y Jon Spaihts ofrecen una nadería de hora y media en la que lo único reseñable es la panorámica que enmarca la infraodisea de los chavales protagonistas, una capital rusa que luce estupendamente en pantalla totalmente vacía y semidestruida, presta a dejarse ver por el amigo americano ─el buenrrollismo con el antiguo rival es insistente y párvulo─ como hermoso escenario en el que rodar costosas producciones hollywoodienses. Que se lo digan a Ethan Hunt.

Pero por encima de esos planos espaciosos y desolados, nada. Nada de nada. La banda sonora es horrenda, la emoción, el humor y la carne brillan por su ausencia y las bolitas de colores huelen más a excusa para ahorrar costes que a la intención de ofrecer una amenaza potente, visible y palpable; en general, “La hora más oscura” parece un piloto de serial televisivo de segunda, llena de elipsis y fundidos a negro que rompen la ya de por sí justita narrativa del realizador. Y si la última línea de defensa son los cuatro insoportables protagonistas ─¿qué ha pasado con Emile Hirsch?─ y la pandilla de tarados guerrilleros con chalecos hechos de llaves (!!!), apañados estamos. Ideal para programar en sesión doble con “Skyline”, por ejemplo. Si alguien os cae tan mal.

Calificación: 2/10

Imágenes de “La hora más oscura”, película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2011 Regency Enterprises. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir