Síguenos

«La legión del águila»: Cuando es Roma la que sufre

Críticas

«La legión del águila»: Cuando es Roma la que sufre

«La legión del águila» es un peplum realista que pierde cuando descansa en las interpretaciones de Channing Tatum y Jamie Bell, y en el que se echa de menos la exploración de las relaciones de poder de los anteriores trabajos del director.

El peplum vuelve a tener una cierta presencia en nuestra cartelera, pero por algún motivo lo que más interesa es poner el foco sobre uno de los confines del Imperio Romano, la frontera situada en Britania que obligó a levantar el Muro de Adriano para contener a las tribus que vivían en la actual Escocia. A pesar de que la serie «Roma» (2005-2007) sí que recuperó el interés por las tramas ambientadas en la metrópolis, sus parientes cinematográficos han preferido obviar el oropel y la grandeza para centrarse en un punto donde la huella de Roma es muy débil. Allí donde, una y otra vez, las legiones enviadas para sojuzgar a los rebeldes salen derrotadas, hasta el punto de que el protagonismo recae en personajes que se enfrentan a terribles sufrimientos para sobrevivir en territorio hostil.

«La legión del águila» participa plenamente de esta tendencia, que también abordó una cinta reciente, «Centurión» (Neil Marshall, 2010). Pero, a diferencia de aquella, bebe de una fuente literaria muy conocida en el mundo anglosajón, las novelas de Rosemary Sutcliff, que uno tiene la impresión que sirvieron de inspiración a más de un escritor de best-sellers posterior. Pero el hecho de que el material sea ya conocido no impide a Kevin Macdonald, el director de la estupenda «El último rey de Escocia» (2006) y de la interesante «La sombra del poder» (2009), intentar un híbrido entre la narración aventurera de toda la vida y una nueva mirada en la que la épica y las grandes motivaciones se dan de bruces con las sórdidas vicisitudes de unas guerras que, si traen consigo algo parecido a la gloria, suelen entregarlo envuelto en ropajes ensangrentados.

El problema es que este híbrido no termina de funcionar. La película tiene un buen arranque, y consigue introducirnos en la vida diaria de un destacamento romano que vive con la sensación de estar permanentemente sitiado por el pueblo que supuestamente ha conquistado. El mimo con el que se muestran los pequeños detalles, o con que nos introduce en la carga de una formación, hacen prometer que nos encontramos más cerca de la mirada realista que de la narración mucho más forzada de “Centurión”. Su realismo llega al extremo de mostrarnos algo llamativo en el cine comercial de nuestros días: no hay una sola mujer que tenga un papel relevante, reflejo fiel de unas guerras hechas sólo por y para hombres. Claro que eso no ha sido problema para tantas cintas que han demostrado que las formas de meter con calzador una historia de amor no se detienen ante ningún obstáculo, y mucho menos el del sentido común.

“La legión del águila”, sin embargo, pierde cuando ha de descansar en las interpretaciones de sus protagonistas, Channing Tatum y Jamie Bell. Aquí la cinta tendría que discurrir por otro de los caminos queridos por Macdonald, la exploración de las relaciones de poder entre los individuos, algo desde luego central en “El último rey de Escocia” y que también tenía su cuota en su segunda cinta. Sin embargo, desaparece la sutilidad para regalarnos una lectura política demasiado fácil y evidente, sin que los giros de la historia lleguen a despertar suficiente interés. De hecho, la película sólo remonta ligeramente cuando se detiene en los detalles cotidianos, esta vez la de la tribu primitiva que conserva el águila de la legión perdida. Lástima.

Calificación: 5/10

Imágenes de “La legión del águila” – Copyright © 2011 Focus Features. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir