Síguenos

«La legión del águila»: El orgullo del Imperio

Críticas

«La legión del águila»: El orgullo del Imperio

Ficha película La legión del águilaSinopsis La legión del águilaCartel La legión del águilaImágenes La legión del águilaTráiler La legión del águilaNoticias La legión del águilaEntrevistas La legión del águila
Previa estreno La legión del águilaCríticas La legión del águilaComentarios La legión del águila

La clásica novela de Rosemary Sutcliff cobra vida de nuevo de la mano de Kevin Macdonald, en lo que acaba confirmándose como una aventura desvaída más allá del muro de Adriano. Otro ejemplo de la falta de esencia del Holywood actual.

Marcus Aquila (Channing Tatum), bravo soldado romano, emprenderá una aventura suicida acompañado de su esclavo britano, Esca (Jamie Bell), para recuperar un estandarte de incalculable valor moral y anímico para el Imperio. Y también es algo personal. El peplum desvaído vuelve a los cines con “La legión del águila” (ver tráiler), adaptación de la novela escrita por Rosemary Sutcliff en 1954 ─convertida ya en miniserie por la BBC en 1977─ y que forma parte de una trilogía ─aunque los personajes y la línea temporal cambian de un libro a otro─ que quizá se siga trasladando al cine en función de los resultados de esta propuesta. Nunca se sabe. La verdad, no es gran cosa, aunque a los mandos se siente Kevin Macdonald, hasta ahora interesante en su poco prolífica faceta como director de largometrajes.

«Tu padre era un perfecto romano, con todo lo que eso implica». El orgullo juvenil del protagonista se realza en los enérgicos instantes iniciales de la proyección, y el palco se frota las manos ante lo que se anticipa como una película de aventuras divertida, ligera y abiertamente comercial, llena de bárbaros, salvajes, guerreros y luchas constantes entre la mayor civilización del momento y el vasto mundo que late más allá de la muralla de Adriano. Pero no: pasados los primeros rollos, la historia se ralentiza enormemente, centrando su atención en la poco sólida relación dramática de su pareja principal, a la que da vida el siempre apurado Channing Tatum y el errático Jamie Bell, alejado en el tiempo pero no en el recuerdo de aquel joven bailarín que le puso en el punto de mira de una industria que aún no ha exprimido todo su talento.

Ambos recorrerán los despampanantes paisajes que enmarcan una trama que visualmente refleja desde una buena y cruda dirección artística una realidad violenta y cruel más en su contexto que en su explicitud, poco tendente a la acción y al entretenimiento del respetable. Se satura el desarrollo de conceptos como honor, lealtad, amistad, familia, orgullo… nociones nobles e intemporales pero que terminan por convertir la figura central en un Marine al uso, y a las que se da demasiada importancia en aras de la búsqueda de una mayor consideración general de la que la película merece; convertida finalmente en poco más que un flojito ejemplo que subraya el retorno de Hollywood a fórmulas muchas veces vistas antes, el problema básico de “La legión del águila” es que redunda en la sensación de que el alma del séptimo arte menos trascendente se diluye progresivamente, aún abrazando géneros y fórmulas recibidas con apetito por los espectadores.

Calificación: 5/10

Imágenes de “La legión del águila”, película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2011 Film4 y Focus Features. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir