Síguenos

«La leyenda de Tarzán»: Jamón de mono

Críticas

«La leyenda de Tarzán»: Jamón de mono

El rey de los monos vuelve a la gran pantalla en la enésima adaptación que no hace justicia al personaje. David Yates quiere unir delicadeza, profundidad, calidad y espectáculo, pero el conjunto no responde a sus expectativas. Una más, una menos.

John Clayton (Alexander Skarsgård) vive integrado en los círculos que por especie le deberían ser más naturales. Pero está taciturno, está circunspecto, aunque no lo reconozca. Le llama su lado salvaje. Y a Jane (Margot Robbie) también. Protagonista de incontables producciones de todo tipo, formato y condición, el clasiquísimo personaje de Edgar Rice Burroughs vuelve a la pantalla grande con «La leyenda de Tarzán», y de nuevo se trata de una propuesta bastante flojita. Algo pasa con el hombre mono, que no acaba de conseguir un Gran Título que haga justicia a su importancia en la Cultura Popular de medio planeta. A los mandos, David Yates, que tira de los réditos artísticos y comerciales ganados con su trabajo al servicio del mago de Hogwarts y próximos aledaños.

La leyenda de Tarzán

«La jungla lo devora todo». La historia que proponen Craig Brewer y Adam Cozad, ambientada años después de la integración en la alta sociedad europea del rey de los monos, no ofrece nada nuevo ni sorprendente, aunque resulta suficientemente amena. La cosa es que el cineasta quiere jugar en un liga más profunda de la que le visto lo visto le corresponde, apostando por un enfoque humanista/animalista ultratelúrico, intimista y delicado al tiempo que amigo de los grises en los dibujos de los personajes… y que se queda en tierra de nadie. El espectro técnico no acompaña -a menos que uno sea incondicional de los malos digitalismos en estos tiempos digitalistas-, y la conjunción relevancia-irrelevancia lo empantana y lo empata por sus extremos.

La leyenda de Tarzán

Skarsgård resulta soso o, cuando menos, atascado en la maraña pro y antipalomitera que es «La leyenda de Tarzán». Es poco expresivo en general, aunque su función más resolutiva en el conjunto es lucir percha, y por ahí el muchacho va bien. Margot Robbie, chica de moda, funciona como mujer de hoy… ayer, mientras que Samuel L. Jackson hace de Samuel L. Jackson, Christoph Waltz hace de Cristoph Waltz -empieza a ser preocupante ya- y Djimon Hounsou hace de Djimon Hounsou. Se ve y se olvida, como podía pasar, pero no se puede sino lamentar lo que podía haber sido una muy buena parábola de la victoria del bicho bueno que llevamos dentro latente bajo el bicho malo que llevamos fuera en un mundo tan… desarrollado, dicen. Ajá.

Calificación: 5/10

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir