Síguenos

«La Montaña Embrujada»: Ayúdanos, Jack Bruno

Críticas

«La Montaña Embrujada»: Ayúdanos, Jack Bruno

A caballo entre una propuesta de Jerry Bruckheimer y la ciencia ficción de los años 70 y 80, un producto familiar que no aburre, aunque poco aporta a un palco que disfrutará de un fugaz entretenimiento que olvidará al finalizar la proyección. 

No es el primero que lo intenta, y probablemente no será el último. Pero Dwayne Johnson, antes conocido como The Rock, es el que más éxito ha conocido de todos los luchadores de pressing catch americano ─otra cosa muy diferente es el caso de la lucha libre charra─ que han abandonado el cuadrilátero para saltar a la gran pantalla. Desde que debutara en “El regreso de la momia” (2001) no ha hecho sino ascender en popularidad e ingresos alternando géneros con facilidad, máxime desde la oportunidad que supuso para él su participación en “Be cool” (2005), cuyo papel llamó definitivamente la atención de una industria que ahora le agasaja con un nuevo rol protagonista en una producción para toda la familia.

la-montana-embrujada-jose-1.jpg

Jack Bruno (Johnson) es un taxista de Las Vegas que un buen día recibe dos pasajeros muy especiales, Seth (Alexander Ludwig) y Sara (Anna Sophia Robb), extraterrestres que requieren de sus servicios en una misión de importancia fundamental para el futuro de su planeta. Con la ayuda de la doctora Alex Friedman (Carla Gugino), tratará de evitar que la joven pareja caiga en manos de un misterioso militar (Ciarán Hinds) y de un asesino del espacio exterior enviado a la Tierra para acabar con ellos. “La Montaña Embrujada”, revisitación/remake/continuación de la saga iniciada bajo idéntico título en 1975, adolece de un mal atípico en el cine actual: un para nada absoluto pretencioso exceso de elaboración. Bajo la dirección de Andy Fickman, esta aventura de ciencia ficción cabalga entre lo hiperbólico y lo puramente teenager, convertida en una adrenalítica historia plagada de persecuciones, tiroteos y acción desenfrenada, filtrado todo ello por el blanco prisma de un producto Disney en el que la violencia y las muertes se solapan bajo una sólida capa de humor inocente y limpio, al alcance de un pretendido palco universal.

la-montana-embrujada-jose-2.jpg

Abundan los guiños a la platea conocedora del referente previo ─participan en papeles secundarios Ike Eisenmann y Kim Richards, que siendo niños dieron vida a los alienígenas Tony y Tia en el clásico─, así como secuencias y situaciones hilarantes destinadas al espectador incondicional del género ─las charlas de Gugino ante un montón de fanáticos netamente frikis─, en un montante dinámico y entretenido en su justa medida, bastante equilibrado en sus resultados y encantadoramente ─e involuntariamente─ repleto de fallos e incoherencias varias que adornan el visionado con un aura añeja sorprendentemente afín con la ultramoderna y aceleradísima visión que el cineasta pretende ofrecer de una historia que tampoco da mucho más de sí. En definitiva, un extraño cóctel entre una propuesta de Jerry Bruckheimer y los planteamientos scifi de los 70 y 80, que confirma que Dwayne Johnson tiene el carisma suficiente como para sostener un armatoste como este sin esforzarse demasiado. No aburre, pero no aporta. Y a otra cosa.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de “La Montaña Embrujada”  © 2009 Walt Disney Pictures y Gunn Films. Fotos por Ron Phillips. Distribuida en España por Walt Disney Studios Motion Pictures Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Lo más leído

Subir