Síguenos

«La mujer del anarquista»: Los tópicos de la memoria y los vivos sin vida

Críticas

«La mujer del anarquista»: Los tópicos de la memoria y los vivos sin vida

Siguiendo la moda de recuperar la memoria histórica y también de llevar a juicio al franquismo, se estrena esta coproducción franco-alemana-española, «La mujer del anarquista», dirigida por Marie Noëlle y Peter Sehr. Asistimos a un capítulo más del ensalzamiento de la República y de la figura del exiliado por motivos políticos, envuelto aquí en una historia de amor y fidelidad de una mujer hacia su marido, cuyo idealismo y patriotismo llegan al extremo de abandonar incluso a su familia «por la causa». El problema es que nadie se cree en ningún momento lo que está pasando ante sus ojos, que la historia carece de fuerza y ritmo narrativo, que es una crónica mal contada evocada por la hija del anarquista al recordar la lealtad de su madre y el idealismo de su padre. Las secuencias en Madrid o Francia, durante la guerra o a su término, pueden sucederse cronológicamente y explicarse. Pero las imágenes no hablan ni encierran vida ni tensión alguna, y el espectador no llega a identificarse con ninguno de los personajes ni a vivir las atrocidades recordadas.

Ampliar imagen

Para empezar, parece claro que estamos ante un clamoroso error de casting, pues María Valverde no tiene edad ni intensidad dramática para dar vida a la sufrida esposa del anarquista. Vemos cómo pasan los años en la historia, pero no en su personaje —es sorprendente verla como madre de Ivana Baquero, cuando el físico las iguala ante la cámara— y menos en un carácter que permanece incólume con gestos de diseño y reacciones forzadas. Algo parecido le sucede a Juan Diego Botto, a quien el guión obliga a forzar expresiones —siempre con ojeras, pero de actitud fresca— que no permiten adentrarnos en su alma y que muestran más bien una ausencia de convicciones profundas. No es esencialmente un problema de interpretación —los actores hacen lo que pueden, aunque no luce ninguno—, sino de falta de dirección de actores. Sólo Ivana Baquero da a su personaje algo de vida propia y frescura, pero es un islote en un cementerio de muertos vivientes. A estos problemas de casting y dirección, se suma otro de guión, con diálogos impostados —más que hablar en familia con sencillez, los personajes parecen dar un discurso o recitar un poema impersonal— y una estructura que no levanta vuelo: lo que podía ser una buena historia, se queda en nada por no contener un ápice de verosimilitud. Con todo esto, es difícil que el resultado final no sea fallido, a pesar de los intentos de diseño de producción por ambientar adecuadamente la película.

Ampliar imagen

Cuando la historia socio-política está desinflada por navegar en la superficialidad y el tópico, siempre cabe la esperanza de que la otra historia, la personal, alcance al menos momentos emotivos y sinceros que respiren sensibilidad, romanticismo, pasión, drama… Aquí no los encontraremos y de nuevo parecerá que asistimos a una mala representación de unos actores sin sintonía con la cámara, a los que se somete a una tortura al obligarles a sentir lo que no sienten —amor u odio, ideales o rabia, venganza o perdón— y expresarse de manera artificiosa —la dicción también deja mucho que desear, pues se les entiende con dificultad—. Poco hay que se pueda salvar en esta película de tópicos y personajes estereotipados donde casi nada parece creíble, donde nada engancha o emociona. Por eso, mejor quedarse en casa o esperar que la memoria se olvide pronto del fiasco de haberla visto.

Calificación: 3/10

En las imágenes: Fotogramas de «La mujer del anarquista» – Copyright © 2008 P’Artisan Filmproduktion, ZIP Films y Ciné Boissière. Distribuida en España por Alta Classics. Todos los derechos reservados

Continue Reading
Subir