Síguenos

«La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1». Tiene que ser una broma

Críticas

«La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1». Tiene que ser una broma

Resulta que cuando la saga llega supuestamente a su punto álgido nos tiran a la cara la peor entrega de todas. Un espectro técnico ciertamente pobre, un argumento bochornoso, las peores interpretaciones del serial…

¡Edward y Bella (Robert Pattinson y Kristen Stewart) se casan! ¡Albricias, que vivan los novios! Pobre, pobre Jacob (Taylor Lautner)… En base a nada en concreto, quien esto firma tenía la ─tampoco demasiado férrea─ convicción de que “La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1” (ver tráiler) iba a ser la más potable de las entregas de la abusiva franquicia basada en las novelas de Stephenie Meyer. Pues no, es la peor a todos los niveles. Toma ya. Huelga decir que los/las fans gozarán de lo lindo, como con cada capítulo, pero el resto de la humanidad ─y de las comunidades licántropas y vampíricas, allá donde las haya─ no podrá evitar que se le desencaje la mandíbula ante semejante panorama artístico. Parece que Bill Condon ha estado más atento al cheque que al resultado final, a sabiendas de que poco importa lo que lance a un palco deseoso de más de lo que sea que vea en este espanto a tres bandas.

«Estoy de lo más calentita». Tres películas y 376 minutos de amores y desamores en pantalla después, los pimpollos son ya señor y señora, genial; pero tras la luna de miel más desaborida, rancia, mojigata y anticlimática imaginable, resulta que todo el serial se sustenta, por increíble que parezca, en un «dios mío, ¡pensaba que no era posible!». Tremendo, de verdad, ver y no creer. ¿Pero qué esperabais, almas cándidas? A partir del momento en que Bella queda encinta por su falta de precauciones, se abre una narración carente de tensión emocional o dramática ─la búsqueda de soluciones en Yahoo! Imágenes es delirante─, un tostón paupérrimo con una fotografía en punto muerto, una banda sonora horrorosa ─la instrumental, porque hablar de la desacompasada utilización de un puñado de hits para vender bandas sonoras es indignante─ y unos efectos digitales de telefilm de sobremesa. Por no hablar de «nimiedades» como fallos de raccord y demás.

Por si todo esto fuera poco, el trío de pegatinas de carpeta teen ofrece las peores interpretaciones de todo el culebrón, con una Kristen Stewart definitivamente insoportable ─como ser humano, como vampiro, como hija, como esposa, como amiga, como imposible objeto de deseo─, un Robert Pattinson incapaz de mostrar algo ─¡lo que sea! ─ y un Taylor Lautner que ya puede abrazarse a Gus Van Sant para no soltarle jamás. Eso sí, a veinticinco millones por barba, que se lo han ganado. En semejante siniestro total cinematográfico, el parto final, en el que hasta se intuye un intestino durante una milésima de segundo, resulta incluso de mal gusto por el contraste que marca con el resto del metraje. Ahora a esperar un año, a ver cómo acaba este desaguisado fruto de la irresponsabilidad. Entre tú y yo, un mordisco es para siempre. Menudo amanecer.

Calificación: 1/10


 

Imágenes de “La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1″, película distribuida en España porAurum © 2011 Imprint Entertainment, Summit Entertainment, Total Entertainment y Zohar International. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir