Síguenos

«La saga Crepúsculo: Luna nueva». Déjame salir

Críticas

«La saga Crepúsculo: Luna nueva». Déjame salir

El vampiro más alelado regresa para despertar suspiros en el palco teen. Quienes no hayan sucumbido a sus hormonas, no encontrarán nada. Y los incondicionales de las figuras clásicas del terror, se echarán las manos a la cabeza… otra vez.

Edward Cullen (Robert Pattinson) y Bella Swan (Kristen Stewart) siguen amándose castamente, un candor brillante ─literalmente─ que exhiben ante los ojos del mundo ─bueno, del instituto de Forks, más bien─. Pero no hay amor sin tragedia, así que cuando el clan de vampiros tiene que abandonar el pueblo ella se sume en un dolor indescriptible, propio de una fan en toda regla de su compañero de reparto. Hasta que su sed de mimos es saciada por el hipermusculado Jacob Black (Taylor Lautner), que aún no sabe que es un hombre lobo, enemigo irreconciliable de los chupasangres. El enfrentamiento está servido. Y es que por el amor de esa mujer, dos hombres comparten un mismo destino. Ya están aquí los anti-vampiros, los anti-licántropos, los anti-adolescentes y los anti-adultos ─con excepción del genial Billy Burke, cuyo Charlie Swan realmente transmite una sensación palpable de no saber dónde se ha metido─ de “Luna nueva”, primera secuela de “Crepúsculo” y segundo capítulo de la saga que abandona en buen modo el tono indie de su predecesora para pretender ahora en la forma consistencias imposibles de lograr en el fondo.

Luna nueva-jose-1

No es esta película sino un nuevo cuento de pasiones perplejas, de carnes ávidas de contactos no satisfechos, de tontunas púberes tan irreales como las grises y alarmantemente depresivas existencias de los mismos protagonistas, chavales al fin y al cabo. La historia arranca con Bella cumpliendo la mayoría de edad, un momento vital en el que entregarse de una vez por todas a la consumación del deseo que tanto proclama sentir por su querido, Edward, el no-vivo; sin embargo, la marcha del adorado hace que entre en juego el lobezno pagafantas, un Jacob cuya entrepierna late con la condescendencia de la siesa chiquilla, que siembra la amargura allí donde va pero que goza de un atención masculina incontestable pese a lucir una actitud que lapida cualquier loa posible a sus recatados atributos físicos ─en este sentido, cabe destacar el triste empeño de su único pretendiente netamente humano, el pobre Mike (Michael Welch)─. Textualmente convertido en un perrillo faldero, el joven Black beberá los vientos por la criatura, que llora en su fornido hombro mares de lágrimas incontenibles… pero nada más.

Luna nueva-jose-2

Ante semejante carga de profundidad emocional, sorprende la poca energía que desprende el trabajo interpretativo del elenco de súper estrellas teen, que pasea y comparte su extraordinaria apatía con un palco agradecido al que poco le importa la esforzada labor inicial de Chris Weitz por convertir el film en algo apreciable para quienes pidan algo más a este delirio envuelto en tan exagerada campaña mediática. El cineasta cede, aprisionado en un limbo artístico en el que nada es especialmente relevante; es la suya una dirección sosa y acomodaticia, que sin más ortografías que una estulticia absoluta se encamina hacia una resolución en la que se anticipa un futuro en el que pulularán por los siguientes capítulos Michael Sheen o Dakota Fanning. Aplaudimos, eso sí, el trabajo de fotografía del gran Javier Aguirresarobe, cuya labor queda como lo único voluntariamente grisáceo de todo el conjunto. Y ya está, una sucesión de palmitos, de apariciones espectrales ─tremendas, descacharrantes, casi un guiño Jedi, diríamos─, de ralentizaciones para la galería y despeines perfectos. Sobre lo irónico de su mensaje a favor de la castidad prematrimonial mientras las quinceañeras de medio mundo desnudan con la mirada al Pattinson icono con lascivas intenciones, huelga hacer comentario alguno. Al igual que de nada sirve tratar de entender qué puñetas pintan dos especies legendarias del fantaterror en este sacacuartos de popularidad irrefrenable.

Calificación:
3/10

En las imágenes: Fotogramas de “Luna nueva” © 2009 Summit Entertainment, Temple Hill, Imprint Entertainment y Sunswept Entertainment. Distribuida en España por Aurum. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Lo más leído

Subir