Síguenos

«La semilla del mal»: Terror irrisorio

Críticas

«La semilla del mal»: Terror irrisorio

Uno acaba pensando que, con las numerosos y tan honrosas muestras que hay en el género sobre las más diversas temáticas, no resultaría tan difícil tomar ejemplo e intuir los rasgos que caracterizan a una buena película de terror. Si, además, la persona que la lleva a cabo se trata de un nombre que viene precedido por su implicación en la renovada saga de Batman a cargo de Christopher Nolan, uno no puede dejar de preguntarse cómo David S. Goyer lo ha podido hacer tan rematadamente mal.

Ampliar imagen

Porque malas películas de terror las hay, y muchas. «La semilla del mal» viene a engrosar ese grupo con un repertorio de terror efectista y barato que acaba por despertar la vergüenza ajena. Con productos como este, el único peligro que el espectador puede correr es el de un serio daño infligido a sus oídos, consecuencia directa de los estridentes y repentinos golpes de la banda sonora, sin clemencia en sus subidones de volúmen aun cuando vemos venir el susto a la legua. Porque en lo que respecta al miedo, y aún con una historia con algún viso de originalidad, es incapaz de crearlo en cualquiera de sus facetas: ni en lo explícito, ni en lo climático, ni en lo aterrador por cercano ni, por supuesto, en la sorpresa. Casi cualquier intento en la película de David S. Goyer en estos sentidos acaba resultando lamentable y estéril.

Ampliar imagen

La trama de «La semilla del mal» se encuentra a medio camino entre la interesante «The eye» (la de los hermanos Pang) y el proceso de investigación presente en la fundacional «El círculo», con trazos de cine de infantes diabólicos y el de apariciones tormentosas. Sin embargo, no se adhiere a ninguno de ellos y acaba resultando un incomprensible vehículo de sobresaltos impostados y harto previsibles, de repeticiones de las mismas visiones e imágenes pesadillescas que pierden toda efectividad en un montaje frenético que, lejos de sugerirlas, las hace invisibles. Casi tan invisibles como la totalidad de unos personajes que pasan con más pena que gloria por un relato empeñado en perder el respeto de la platea con sumos depropósitos bajo las formas, por ejemplo, de malignos seres deformes, a cada cual más irrisorio, que parecen responder más a caprichos del autor que a algún orden y concierto.

Ampliar imagen

Con un ridículo metraje (apenas hora y veinte minutos si descontamos los créditos finales), «La semilla del mal» no sólo no consigue logros mínimos en cualquiera de sus frentes, sino que acaba convirtiéndose en una comedia involuntaria a través de su exasperante previsibilidad y las lamentables derivaciones de su trama (tanto en los hechos relatados como en el modo en que son representados). Ni siquiera Gary Oldman puede hacer nada por evitar el desastre mayor con un papel que apenas goza de minutos en la pantalla. Una lástima.

Calificación: 2/10

En las imágenes: Escenas de «La semilla del mal» – Copyright © 2008 Rogue Pictures, Platinum Dunes y Phantom Four. Fotos por Peter Iovino. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir