Síguenos

«La trampa del mal»: En el infierno de la culpa

Críticas

«La trampa del mal»: En el infierno de la culpa

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClipsNoticias
EntrevistasPreviaCríticasComentarios

«La trampa del mal» es un cuento moral sin explicación racional. Un thriller paranormal donde lo importante es la metáfora y el mensaje, con interpretaciones correctas de los protagonistas y fotografía y música al servicio del género.

Aunque sea John Erick Dowdle quien firma «La trampa del mal» (ver tráiler), en realidad se trata de un producto de M. Night Shyamalan: el director de origen indio participa como productor y es el responsable del argumento, a la vez que imprime su inconfundible sello personal. Con él, de nuevo nos encontramos inmersos en un entorno en que lo psicológico se mezcla y confunde con lo sobrenatural, el miedo con la culpa, y la falta de libertad con el perdón. En esta ocasión no estamos atrapados en un bosque ni en un hotel amenazados por fuerzas extrañas, sino en el ascensor de un edificio de oficinas, al lado de cinco individuos que nos son desconocidos. De pronto, el ascensor se para inexplicablemente y la tensión aumenta cuando sus ocupantes comienzan a sufrir agresiones durante apagones de luz, sospechando los unos de los otros en medio del desconcierto. Fuera, el detective Bowden trata de encontrar una explicación a todo, cuando aún no se ha repuesto de una tragedia familiar.

Dowdle y Shyamalan nos hablan del mal que se halla en el interior de todos y que continuamente amenaza con generar una espiral de violencia. El mismo Bowden vive un infierno desde la muerte de su mujer e hijo, jurándose a sí mismo venganza contra el asesino, mientras que el pasado de los cinco atrapados en el ascensor no es precisamente trigo limpio. Hay quien ve la acción del Diablo detrás de lo sucedido, y quien prefiere explicarlo con el azar o la simple mezquindad humana y creer en la investigación policial. Sea como fuere, tenemos una trama salpicada de sorpresas y sustos —aunque muchos se ven venir y llegan desde el efectismo—, pues a veces lo recogido por las cámaras de seguridad no coincide del todo con la realidad. Pero «La trampa del mal» es ante todo un cuento moral sin explicación racional, como aquel que la abuela contaba al narrador cuando era niño, destinado a entender el misterio de la vida y el valor liberador del perdón frente al temor.

En ese microcosmos cerrado, el espectador hace sus conjeturas sobre quién será el asesino del ascensor, entre golpes de efecto de luz y sonido que buscan mantener en vilo a unos y otros, con el fuera de campo y los planos en negro como recursos para que la imaginación juegue su papel, y con el miedo y la desconfianza como catalizadores de la acción. Unas gotas de suspense y otras de sangre para un thriller paranormal en el que la historia se cierra de forma tan poco convincente —demasiado artificio en la conexión de la trama familiar del detective con la del ascensor— como enigmática, pero donde lo importante es la metáfora y el mensaje. Interpretaciones correctas de los protagonistas y trabajos de fotografía y música al servicio del género, para una película pequeña, convencional y algo televisiva, que incide en los mismos temas que otros trabajos de Shyamalan y que abre «The Night Chronicles» como serie de terror.

Calificación: 5/10

En las imágenes: Fotogramas de “La trampa del mal” – Copyright © 2010 Universal Pictures, Media Rights Capital y The Night Chronicles. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir