Síguenos

Críticas

«La verdad duele»: ¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

Will Smith rebosa ansia de premios en una película escasita de emociones a todos los niveles técnicos e interpretativos. Tomad nota: si te golpeas la cabeza constantemente durante décadas, por mucho que lleves casco, igual pagas un precio. Ajá. Quién lo iba a decir.

Mike Webster (David Morse), una de las grandes leyendas de los Pittsburgh Steelers, ha muerto solo y desgraciado. El médico forense Bennet Omalu (Will Smith) ha descubierto algo raro en la autopsia. Algo… nuevo. Por mucho casco que te pongas, darte de cabezazos durante décadas contra otras personas -aún equipadas con casco igualmente- en momentos de máxima tensión física y mental no puede ser bueno. Eso es de cajón; que haya que explicarlo, ya de por sí, es curioso. La cosa es que empiece a morir gente por ello y los de arriba miren para otro lado. Ahí es donde «La verdad duele». Vale, bien. Pero esta película, que parece que va a meter el dedo en tan supurante llaga, no duele nada. No, porque además pretende trascender. Qué mal.

La verdad duele

«Tienes que ponerle un nombre». El periodista deportivo y cineasta debutante Peter Landesman se estrena tras las cámaras y al guion con una propuesta que, en contra de lo que pudiera parecer -o no-, prefiere tocar todo por encima, dispersarse en subtramas de interés variable pero escaso -en semejante contexto artístico, al menos- y no molestar demasiado a nadie. Poca justicia esencial se le hace a Omalu, el hombre que descubrió algo muy chungo y se enfrentó a todo y a todos para denunciarlo desde un doble impulso: el de ser un buen tipo, buena gente; y el de tratar de vivir el sueño de la Tierra de las Oportunidades, envolverse en el ideal de las barras y las estrellas. Se insiste mucho en esto, de hecho. En América, América, América. Que sí, que vale…

La verdad duele

La verdad duele: Will Smith, aquí con acento oscilante, no está de premio, por mucho que lo quiera. Por mucho que toda la película esté orientada a insuflar aire a su personaje aún cuando no está presente y sean unos cariacontecidos Gugu Mbatha-Raw, Alec Baldwin o Albert Brooks quienes bailen con poca gana; el conjunto es plano, poco emocionante, forzado por tramos, y si ya de por sí las interpretaciones no llaman la atención por nada en especial, el global acaba por empaparlo todo de un muy difícil de llevar soserío general. A todo esto, una vez ya demostrado que todo lo que defendía Omalu es cierto, la Super Bowl sigue siendo el espectáculo deportivo más grande del mundo. Y la vida sigue igual.

Calificación: 3/10

“La verdad duele (Concussion)“, distribuida en España por Sony Pictures releasing de España © 2015 LStar Capital, Scott Free Productions, The Shuman Company y Village Roadshow Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir