Síguenos

«La víctima perfecta»: Agujero en la pared

Críticas

«La víctima perfecta»: Agujero en la pared

Thriller soso y falto de vitalidad en el que el director Antti Jokinen anula voluntariamente el efecto sorpresa en los primeros instantes de la narración. Al menos se puede disfrutar a Christopher Lee en pantalla grande.

Juliet (Hilary Swank) se traslada a un antiguo, enorme y sorprendentemente económico piso en Nueva York. Su casero, Max (Jeffrey Dean Morgan), es un tipo afable y atento, así que todo parece ir bien, un cálido lugar en el que superar una crisis de pareja con su novio, Jack (Lee Pace). Pero no. El finlandés Antti Jokinen dirige “La víctima perfecta” ─traducción que no encaja en absoluto con la película, originalmente titulada “The resident”─, thriller que poco tiene que ofrecer al aficionado al género en el que pretende encajarse al no tener ningún arma mínimamente poderosa que esgrimir; de hecho, este subproducto sólo quedará como un nuevo paso adelante/atrás en la errática y casi inextricable carrera de Hilary Swank, que aquí ejerce además como productora.

Jokinen, que también firma el guión junto a Robert Orr, no sabe sostener el pavisoso suspense que presenta, tirando además piedras contra su propio tejado al descubrir en los primeros compases de la narración cuál es la pieza secreta que sirve de resorte para disparar la inquietud en la función. Anulado rápida y voluntariamente el elemento más sugerente para mantener el interés del espectador, poco queda que decir en defensa de una producción tan lacia en su espectro técnico ─arranca con un cuidado visual que la hace apetecible, para optar después por los mecanismos y recursos más sencillos imaginables─ como pesarosa en su escueto, raquítico devenir, que no encuentra en la mano del cineasta la fuerza necesaria para dibujar el sórdido y perverso ambiente que requiere la historia.

Hilary Swank cumple, y no necesita el más mínimo esfuerzo ─en parte por lo insustancial de los matices de su papel─ para barrer de la pantalla a un Jeffrey Dean Morgan constatado rápidamente como un claro error de casting, absolutamente incapaz de supurar desde su personaje el morbo voyeur de tantos iconos a los que hemos visto espiar a sus vecinos o inquilinos a través de un agujero en la pared; las comparaciones son odiosas, y más en ejemplos como estos. Al menos el espectador disfrutará en gran formato a Christopher Lee, que por anecdótico que se antoje en su participación, vale por sí solo el precio de una entrada, sin duda. Sustos de manual, desarrollo de manual, epílogo de manual ─de manuales malos todos ellos─: la víctima perfecta, en este caso, somos nosotros.

Calificación: 3/10


En las imágenes: Fotogramas de “La víctima perfecta”, película distribuida en España por Aurum © 2011 Hammer Film Productions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir