“La vida de Pi”: A la deriva

Por José Arce | LaButaca.net | 24 noviembre 2012

Visualmente deliciosa, la adaptación cinematográfica de la novela de Yann Martel a cargo de Ang Lee podría haber alcanzado mayores méritos visto su trasfondo humano. Con todo, queda como una fábula plácidamente embriagadora.

Pi (Gautam Belur, Ayush Tandon, Suraj Sharma e Irrfan Khan en las diferentes edades del personaje) tiene una aventura extraordinaria que contar ante la curiosa mirada de un escritor (Rafe Spall). Ang Lee , uno de los directores más sensibles y multitemáticos del cine moderno, adapta “La vida de Pi” (ver tráiler ), popular novela de Yann Martel, aprovechando las virtudes de la tecnología cinematográfica moderna. Antes de continuar, tenemos que defender la propuesta como una de las excepciones en las que la herramienta tridimensional se pone al servicio de la historia, y no al revés. Para esto se creó el dichoso 3D; desde “Avatar” no alucinábamos tanto con una pantalla tan nítida y profunda, y con semejante paleta cromática .

«Supongo que la vida, al final, no es sino un acto de renuncia». De hecho, el impacto visual de esta fábula es tan grande que en cierto modo lastra su desarrollo dramático y emocional, porque hasta los momentos más crudos se perciben de un modo pérfidamente agradable. Canto telúrico delicioso, experiencia sensorial de inexcusable disfrute en gran formato, la odisea física, mental y espiritual del muchacho del título abraza un mesianismo interior que raya incluso en lo ostentoso, pero consigue evadir la retina del espectador a lo largo de un desarrollo complicado en su puesta en escena ─buena parte del metraje se desarrolla en una barca a la deriva─ y que con gran inteligencia acepta su irrealidad en sentido narrativo.

Entre el drama íntimo y la invitación a la concordia espiritual ─la coctelera mística que aquí se propone es difícil de igualar en su amabilidad para con el creyente de otras disciplinas religiosas─, “La vida de Pi” transita con placidez para contarnos que no somos más que granos de arena en un desierto infinito, pero que cada grano, por pequeño que sea, cuenta en el conjunto. Y de qué manera. En definitiva, se trata de una propuesta notable, que pujará con fuerza por estatuillas doradas en el plano técnico ─la integración digital es ciertamente espectacular─, pero que tal vez podría haber alcanzado planos superiores considerando el trasfondo humano que la puebla. Aunque eso no la hace menos recomendable.

Calificación: 7/10

    Source URL: http://www.labutaca.net/criticas/la-vida-de-pi-a-la-deriva/