Síguenos

«La voz dormida»: Más posguerra

Críticas

«La voz dormida»: Más posguerra

El cine español insiste en el tema de la Guerra Civil, con un drama excesivamente frío en su puesta en escena y planificación. Buenas interpretaciones y tendencias panfletarias para una propuesta incapaz de alcanzar un público nuevo.

Madrid, 1940. Pepita (María León) llega a la capital para poder estar cerca de su hermana, Hortensia (Inma Cuesta), presa en la cárcel de Ventas. ¿Conseguirá el cine español en algún momento abandonar o, cuando menos, relajar su tendencia a rodar una y otra vez películas dramáticas con la Guerra Civil de trasfondo? Parece ser que no, visto lo visto, máxime teniendo en cuenta que “La voz dormida” (ver tráiler), adaptación de la novela homónima de Dulce Chacón dirigida por Benito Zambrano, entró en la terna del Oscar® para ser finalmente desbancada por una prima hermana, esa “Pa negre (Pan negro)” a la que deseamos toda la suerte del mundo, evidentemente. Pero estaría bien buscar otros caminos, a ver qué pasa. En fin.

«Las cárceles y las fosas están llenas de gente que nunca tuvo ideas políticas». Zambrano, también al libreto junto a Ignacio del Moral, filma con su habitual academicismo formal y estilístico, sin salirse un ápice de los puntos establecidos en términos de emoción dramática y narrativa. Con una limpísima fotografía y una disposición pictórica, casi enfermiza de los elementos de cada plano, de cada secuencia, de cada espacio, el principal problema al que ha de hacer frente “La voz dormida”, más allá de no poder evitar caer en el panfletarismo de base, viene precisamente derivado de la frialdad de su puesta en escena, que termina por resultar monótona a lo largo de sus dos horas de metraje. Porque la historia necesita una vibración más auténtica que la que ofrece en su conjunto.

Además, esa frialdad general alejará una vez más a un palco distinto al suyo natural, cerrando el espectro y sepultando las posibilidades de la película de alcanzar un público nuevo, desconocedor global de los horrores de un fratricidio imposible de olvidar por nuestro séptimo arte. Pero bueno, es lo que hay, así que lo mejor es dejarse llevar por el estupendo trabajo de María León e Inma Cuesta, intérpretes que por su poco bagaje previo marcan un considerable riesgo por parte del cineasta, gran director de actores; el buen elenco de secundarias (Ana Wagener, Berta Ojea, Lola Casamayor, Susi Sánchez…) no se queda atrás, conformando un potente grupo humano de mujeres a ambos lados de una línea definida sin sentido ni miramientos por el espanto de lo que nunca debió suceder. Muy bien, pero a ver si pasamos a otra cosa. Si les cuadra, claro; si no, pues nada, aquí seguiremos.

Calificación: 5/10


Imágenes de “La voz dormida”, película distribuida por Warner Bros. Pictures International España © 2011 Maestranza Films. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir