Síguenos

«Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio». Spielberg a lo Zemeckis

Críticas

«Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio». Spielberg a lo Zemeckis

Una película que contentará a los seguidores de Tintín (salvo a los que sean demasiado puristas). Entretenida y visualmente espectacular, cuenta con estupendas escenas de acción y unos divertidísimos pasajes cómicos.

Ha de resultar gratificante para un cineasta como Steven Spielberg que por fin haya visto la luz un proyecto que se inició en la década de los 80 del siglo pasado. Y es que «Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio» (ver tráiler) nace de la pasión del realizador de «Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal» por todo lo relacionado con el personaje ideado por Hergé. Aunque en un principio iba a rodarla con imágenes reales, finalmente optó por emplear técnicas de captura de movimiento después de que Peter Jackson se involucrara en el proyecto. En definitiva, uno de los mejores directores de cine de la actualidad se adentró en los mismos terrenos que Robert Zemeckis, tal vez su discípulo más aventajado, ya lleva explorando desde hace años en títulos tan incomprendidos como «Polar Express» o «Cuento de Navidad de Disney».

El resultado es muy satisfactorio, en especial para los seguidores de Tintín. Cierto que se han realizado múltiples cambios en el argumento de los álbumes en los que se basa el filme, pero todos ellos me parecen necesarios si con ello se logra una mejor experiencia cinematográfica. Y, desde luego, creo que aquí se consigue con creces (respetando, además, el universo de Hergé). Tras unos excelentes títulos de crédito, la película arranca de forma pausada, centrándose en la intriga que rodea a la maqueta que el protagonista del relato adquiere y que suscita el interés de un par de sospechosos individuos. Es entonces cuando Spielberg opta por explicarnos la trama de la forma más divertida posible, pues mezcla espectaculares pasajes de acción, tal y como sucede en la brillante aunque breve persecución en el sidecar, con magníficas escenas de humor.

Al respecto, me encanta que nos hallemos ante una comicidad muy física que a ratos incluso recuerda a la que se utilizaba en el cine mudo, si bien es cierto que se complementa con diálogos igual de graciosos. Se trata de unos apropiados añadidos que otorgan una mayor variedad a la obra y que la enriquecen, pues al mismo tiempo sirven para llamar la atención de todos aquellos que jamás han leído un cómic de Tintín. Visualmente, el filme posee secuencias que sólo se pueden calificar de soberbias, percibiéndose una mayor calidad que en, por ejemplo, las producciones del anteriormente mencionado Zemeckis. Si tuviera que ponerle un pero al largometraje, sería el relacionado con las escasas emociones que desprenden determinados personajes. No es cuestión de ponerse lacrimógenos, pero se echan en falta más instantes como aquel en el que Haddock le exhorta al héroe de la función a que crea en sí mismo, pues lo malo no es lo que otros digan de ti, sino que tú no confíes en lo que estás haciendo y caigas en la derrota (en realidad, al final el bueno del capitán se está refiriendo a sí mismo).

Calificación: 8/10


Imágenes de “Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio”, película distribuida por Sony Pictures Releasing de España © 2011 Columbia Pictures, Paramount Pictures, Hemisphere Media Capital, Amblin Entertainment y The Kennedy/Marshall Company. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir