Síguenos

Críticas

«Lincoln»: La Decimotercera Enmienda

Hérculea producción que sorprendentemente se aleja de lo que podría parecer un mastodonte spielbergiano al uso. Pedagógica, didáctica, súper política, ausente de grandes fastos y épicas batallas en el barro. Técnica y humanamente excelente.  

La Guerra de Secesión sigue su curso. La esclavitud sigue su curso. Es momento de afrontar tiempos duros, y Abraham Lincoln (Daniel Day-Lewis) tiene que resolver la papeleta de la mejor manera posible. Steven Spielberg dirige “Lincoln” (ver tráiler), hercúleo y evidente aspirante a las principales categorías de los próximos Oscar® que se encamina ahora al difícil reto de seducir al palco no yanqui con una historia que en este caso no puede tacharse de patriótica o flemática, ya que atraviesa directamente la columna vertebral de la tierra de las barras y las estrellas. Es una gran película, ojo, pero queda más como un repaso enciclopédico de la figura central y sus circunstancias que como un entretenimiento spielbergiano a disfrutar con un bol de palomitas. No hay colosalismo bélico ni fragores estrepitosos, hay debate interno y externo. Mucho. Aquí la loa no sólo no molesta, sino que está incluso justificada. Y es que se trata del norteamericano más reverenciado de todos los tiempos.

«Nadie ha sido tan amado por el pueblo como tú». La atípica labor de contención del cineasta en términos artísticos es tal que el resultado adquiere incluso tintes de trabajo pedagógico, destinado a los espectadores reacios a leer libros que expliquen desde ese pasado las claves de este presente ─uno de los puntales de la rama más humanista del director, por otro lado─. Técnicamente es una producción excelente, por supuesto, pero calmada y reposada, analítica, sin grandilocuencias visuales ─fantástica foto de Janusz Kaminski, claro; sólida edición de Michael Kahn, obviamente─ ni musicales ─sereno, manso trabajo de John Williams─, que propone un dilema moral, personal, social y político al que se enfrenta un hombre definido como esencialmente bondadoso ─y divertidamente propenso a la anécdota y la batallita─ pero consciente de la necesidad de aceptar un más que considerable nivel de corrupción y picaresca para alcanzar su objetivo.  

El reparto es mareante, una acumulación de talentos por fotograma como sólo Spielberg y un puñado de elegidos podrían solicitar sin rubor ni traba alguna. Destacaremos el trabajo de Daniel Day-Lewis, que puede pasar a recoger su estatuilla cuando mejor le venga ─con permiso de Joaquin Phoenix, cuidado─, una Sally Field colosal, el mejor Tommy Lee Jones en años ─y ya es decir─ y el tridente pillo formado por Tim Blake Nelson, John Hawkes y un espectacular James Spader. Puede que cueste un poco sumergirse en su entramado, pero una vez dentro de “Lincoln” ya resulta difícil salir. Y quien se sienta especialmente fascinado, puede dejarse llevar definitivamente y empalmar su visionado ─en versión original obligada─ con “La conspiración” de Robert Redford, que empieza donde esta termina. Y quitarle hierro a los asuntos que trata con las ligeras andanzas de Ben Gates y su empeño en limpiar su nombre. Toma ya.

Calificación: 8/10

Imágenes de “Lincoln”, película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2012 Amblin Entertainment, DreamWorks, Imagine Entertainment, The Kennedy/Marshall Company, Parkes/MacDonald Productions, Participant Media, Reliance Entertainmet y The Weinstein Company. Todos los derechos reservados.

Continue Reading

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir