“Lo imposible”: El telefilm definitivo

Por José Arce | LaButaca.net | 8 octubre 2012

Una de las películas más morbosas, sensacionalistas y abusivas del cine reciente, destinada a alimentar las ansias de carne a la parrilla televisiva. Técnicamente estupenda, eso sí; pero emocionalmente hueca.

Henry (Ewan McGregor ), Maria (Naomi Watts ) y sus tres hijos, Lucas (Tom Holland ), Thomas (Samuel Joslin) y Simon (Oaklee Pendergast), van a pasar unas maravillosas navidades en Tailandia. Es 2004. Tailandia, 2004… efectivamente. Ya tenemos aquí “Lo imposible” (ver tráiler ), esperadísimo y anticipadísimo nuevo trabajo de Juan Antonio Bayona que no queda sino como una de las películas más morbosas, sensacionalistas, abusivas y tramposas de los últimos tiempos. Juzgue el espectador por sí mismo, faltaría más, y ojalá cumpla sus enormes expectativas de cara a romper la taquilla nacional. Pero admitan los lectores un consejo: aprensivos, abstenerse. Lo repetiremos a lo largo de este texto.

«Tengo miedo» «Yo también». Borreguil en el tratamiento del palco ya desde su mismo arranque ─esa conversación marital que viene a subrayar una y otra vez lo nimio de la mayoría de las cosas materiales a las que damos importancia─, la película es de un simple que espanta, y así merece ser resumida. La primera hora es un catálogo de atrocidades encadenadas y destinadas a provocar en el ojo ajeno ─al menos, en su palco natural: el mayoritario─ reacciones convulsas por su grafismo y dolorosísima representación de la catástrofe ─aprensivos, abstenerse─. La segunda hora, un deambular arriba y abajo vacío, carente de emoción alguna ─más allá de la forzosa empatía que provoca tamaño desastre─, salpicado de secuencias malísimamente resueltas ─la llamada a casa de McGregor─ y definitivamente aburrido en su búsqueda de un final atropellado en el tiempo y el espacio.

Eso sí, otra cosa es referirse al plano técnico: la conversión del paraíso en infierno vía tsunami se incrusta desde ya mismo entre lo más espectacular que ha ofrecido el cine de catástrofes reciente, y Bayona filma fantásticamente el antes, el durante y el después de la hecatombe. La fotografía es estupenda y el montaje es bueno, pero la banda sonora es sonrojante en su triste intento de exprimir el lacrimal del observador en este pomposo drama hueco en su interior; con todo, de poco sirve tal despliegue cuando “Lo imposible” solo es el telefilm definitivo destinado a alimentar las ansias de sangre de las masas televidentes, acostumbradas a ver cómo la pequeña pantalla nutre sus parrillas de programas centrados en mostrar el dolor ajeno y toda la miseria de este mundo que nos ha tocado vivir. Aprensivos, abstenerse. 

Calificación: 3/10


    Source URL: http://www.labutaca.net/criticas/lo-imposible-el-telefilm-definitivo/