Síguenos

«Looper»: Crisis de identidad

Críticas

«Looper»: Crisis de identidad

Durante dos horas fugaces, «Looper» ofrece un dominio narrativo apabullante, inteligencia fílmica y un sólido discurso en torno a la identidad y la humanidad. Rian Johnson firma una de las mejores aportaciones a la sci-fi de los últimos tiempos.

Hacia el ecuador de «Looper» (ver tráiler), un diálogo entre el yo presente, arrogante y encarnado por Joseph Gordon-Levitt, y el yo futuro, interpretado por un Bruce Willis que otorga el matiz de padrazo sobre sí mismo, parece disponer todo para que el encuentro verse en torno a las paradojas y explicaciones que apuntalen la lógica estricta del viaje en el tiempo. El primero pide respuestas; el segundo, las elude alegando que le llevaría todo el día darlas, poco antes de que la escena derive en un tiroteo que vuelve a activar la acción, la caza múltiple de unos sobre otros en pro de preservar o imponer un futuro u otro.

La secuencia descrita funciona como irónica declaración de intenciones de parte de su director Rian Johnson: no es esta una ficción ensimismada en los tecnicismos de la aventura intertemporal como lo fuera, por ejemplo, «Primer» (Shane Carruth, 2004); es sci-fi action centrada en la elaboración de una iconografía particular a partir de herencias asumidas, dispuesta a proponer bajo la diversión epidérmica un discurso que tiene a la identidad y la humanidad como elementos clave. Estamos ante una natural y audaz hija de «Terminator» (James Cameron, 1984) que incorpora en su genoma influencias de «Akira» (Katsuhiro Ohtomo, 1988) y «Scanners» (David Cronenberg, 1981), al tiempo que refuerza su propia versión del héroe romántico en un ambiente rural de campos de cañas y caminos de tierra. En ese contexto que aparta al filme de terrenos distópicos y escenarios aparatosos que justifiquen el futuro, Johnson arma el progresivo conflicto entre un personaje consigo mismo, una evolución que comporta imposibles disyuntivas entre el futuro deseado, el que debe ser y la prioridad de un presente que acaba imponiéndose a ambos como respuesta emocional al momento vivido.

Las virtudes de «Looper», en definitiva, pasan por hacer de ese diálogo entre la persona que somos y la que seremos el corazón de un relato de género, uno que resulta complejo en fondo, pero que se presenta con meridiana claridad. Pero además, la película ofrece un dominio narrativo apabullante que hace fugaces sus dos horas de metraje, alimentadas de un derroche de talento e inteligencia fílmica no reñidos con el sentido de lo lúdico. Tal es así que, en un momento de entrega a los placeres de la acción desmadrada, Johnson invoca la versión paroxística del renqueante action hero que representa Bruce Willis, no mucho antes ni mucho después de dejar al descubierto el lado oscuro, casi psicótico de un personaje destinado a desafiar la empatía del espectador.

Calificación: 8/10


Imágenes de «Looper», película distribuida en España por Aurum © 2012 Endgame Entertainment y Ram Bergman Productions. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir