Síguenos

«Los idus de marzo»: George el furioso

Críticas

«Los idus de marzo»: George el furioso

Lo nuevo de George Clooney delante y detrás de las cámaras se disfraza de thriller político sencillo y dínámico para lanzar de un modo asequible al público masivo una brutal y aterradora diatriba contra quienes manejan el mundo. Fantástica.

Stephen Meyers (Ryan Gosling) es asesor de campaña de Mike Morris (George Clooney), aspirante a ocupar el Despacho Oval por parte del Partido Demócrata. Tiene una fe ciega en él, más aún cuando la cosa parece no ir mal para el equipo. Y sin renunciar a la integridad, además. A partir de la obra teatral “Farragut North” de Beau Willimon, George Clooney dirige “Los idus de marzo” (ver tráiler), una película cuyas riadas de (veraz) mala leche fluyen con tanta naturalidad que convierten la propuesta en algo aparentemente mucho más liviano de lo que en el fondo es. Un tremendo golpe de efecto que le confirma ya desde la misma elección del título ─los idus eran días de buenos augurios para los romanos, pero durante ellos fue asesinado Julio César─ como un fantástico cineasta, capaz de lanzar a las masas contenidos despiadados que se absorben con espeluznante facilidad comercial. Qué miedo. Y qué impotencia provoca la razón de su discurso.

«Me importa una mierda que pueda ganar. Tiene que ganar». El noventa y nueve por ciento de la población mundial es perfectamente consciente de que la Política como concepto mismo ha desvirtuado casi totalmente su vocación de servicio al pueblo, algo claramente culpa del elemento humano que la instrumentaliza. Pan para hoy, pan para mañana. Clooney, Willimon y Grant Heslov ─firmantes del guion─ saben que no hace falta incidir en ello de un modo rebuscado e intelectual, así que deciden disfrazar este nihilista guantazo a los estamentos del poder de thriller emocionante y dinámicamente concebido, con giros eficaces y perfectamente diseminados que se enfocan a mantener al palco entretenido mientras engulle y digiere ─relativamente, queda que rumiar a posteriori─ el satanizante viaje moral de la figura principal, que parece evolucionar ─¿forzosamente?─ de oveja a lobo rodeado de pastores fuertemente armados. Una fábula de terror en tiempos aterradores.

Así, “Los idus de marzo” viste las mejores galas genéricas de Lumet o Pakula, y todo el espectro técnico se pliega a ello con un gran trabajo de fotografía y edición, y una banda sonora de Alexandre Desplat tan cínica, inteligente y aparentemente sencilla como el conjunto general. Clooney, perro viejo, se reserva el suculento y abyecto papel de excepción que confirma la regla, en un segundo plano que deja paso libre para que Gosling se luzca de nuevo como bífido pincel impecable, escoltado por esos dos señores imponentes que son Paul Giamatti y Philip Seymour Hoffman a quienes solamente por observar en su versión original ya merece la pena abonar una entrada. Y si para subrayar que la Prensa tampoco pasa por sus mejores momentos éticos se puede disponer de Marisa Tomei, mejor que mejor. Abandone toda esperanza quien espere ─o anhele─ que la crítica sagaz acabe cuando se enciendan las luces. Porque ahí es cuando empieza: toca pensar hacia dónde vamos. No hay catarsis.

Calificación: 8/10


Imágenes de “Los idus de marzo”, película distribuida en España por Universal Pictures International Spain © 2011 Cross Creek Pictures, Exclusive Media Group y Smoke House. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir