Síguenos

«Los Juegos del Hambre: En llamas». Máxima audiencia

Críticas

«Los Juegos del Hambre: En llamas». Máxima audiencia

Secuela superior a su predecesora, en la que las lecturas críticas se multiplican en paralelo al espectáculo que ofrece. Buena demostración de que pueden lanzarse productos de calidad sin tratar a los adolescentes como sacos de hormonas sin cerebro. 

La actitud de Katniss (Jennifer Lawrence) supone un problema cada vez mayor para el régimen del presidente Snow (Donald Sutherland). Mal para él, bien para el espectador. Hace algo más de un año, “Los Juegos del Hambre” (Gary Ross, 2012) demostró una vez más que existe la posibilidad de pergeñar cine para adolescentes con dignidad y contenido, no solamente obcecado en tratar a los chavales como mercantilizados sacos de hormonas sin cerebro. Taras argumentales tenía, por supuesto, casi todas obligadas por su referente escrito ─la primera novela de la saga de Suzanne Collins─ y por la necesidad de incrustar en todo producto teen post-Forks un triángulo emocional difícil de resolver. Pues la primera secuela, “Los Juegos del Hambre: En llamas” (ver tráiler) pasa por encima de su predecesora con naturalidad implacable.

Jennifer Lawrence en "Los Juegos del Hambre: En llamas"

«Por su culpa todos se creen invencibles». Porque tiene más chicha, simplemente. Francis Lawrence dirige con eficiencia y sentido del ritmo ─y eso que son dos horas y media de película─, pero la historia es sencillamente mejor. Y no sólo por su festejable tendencia a la acción y el espectáculo, sino porque la crítica social se multiplica y precipita unos acontecimientos que convierten lo que parecía ser la clonación de la entrega anterior en un campo abonado de posibilidades y lecturas mucho más suculentas. El amor a tres existe, por supuesto, pero el tira y afloja de corazones rotos y anhelos inconclusos ─la muchacha protagonista soluciona todo con cuatro besos de inextricable ambigüedad emocional─ se supedita a un doble bien mayor: salvar los vestigios de una humanidad amenazada y divertir considerablemente al respetable.

Liam Hemsworth en "Los Juegos del Hambre: En llamas"

Huelga decir que Jennifer Lawrence, machota y pibón a un tiempo, se come cada fotograma en el que aparece, ansiada por ese monumento al pagafantismo finalmente desarmante que es Josh Hutcherson y ese monumento al suspiro femenino que es el bello bruto Liam Hemsworth. Los tres cumplen, y la cohorte de veteranos que les sigue desde su debut en la realidad de Panem lo hace también; si al conjunto le incorporamos las presencias de Philip Seymour Hoffman ─¡el único del reino barroco que puede vestir como una persona corriente!─, Amanda Plummer o Jeffrey Wright, “Los Juegos del Hambre: En llamas” se suma a esa (en realidad no tan escasa) estirpe de secuelas que superan con respeto y orgullo a sus hermanas mayores. Y las cosas como son: te deja con ganas de más.

Calificación: 7/10

Imágenes de “Los Juegos del Hambre: En llamas”, película distribuida en España por eOne Films Spain © 2013 Color Force y Lionsgate. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Estrenos de cine

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir