Síguenos

«Los ojos de Julia»: Un guión lleno de sombras

Críticas

«Los ojos de Julia»: Un guión lleno de sombras

FichaSinopsisCartelFotosTráilerEntrevistas
PreviaCríticasComentarios

La heredera comercial de «El orfanato» se presenta brillantemente rodada pero hueca de contenidos en su extenso nudo central. Una propuesta que, con todo, parece ganar en un segundo visionado.

Julia (Belén Rueda) sufre una enfermedad ocular degenerativa que puede derivar en una ceguera total. Antes de que la oscuridad se abra paso, deberá resolver un misterio relacionado con la muerte de su hermana gemela, Sara (evidentemente, Belén Rueda). Tras las buenas sensaciones dejadas por su anterior largo, “El habitante incierto”  (2005), el cineasta catalán Guillem Morales regresa con “Los ojos de Julia”, heredera comercial ─que no natural─ de “El orfanato” (Juan Antonio Bayona, 2007) que recalca el estatus de su actriz principal como pequeña musa de cierto espectro del fantastique nacional. Las expectativas son grandes; los resultados, como suele ser habitual ─la fuerza de la costumbre…─, no tanto.

Decepcionante, en una sola palabra, resulta una propuesta en la que el cuidado técnico, estético y formal trata de sepultar las sorprendentes limitaciones de un libreto, firmado a cuatro manos por Morales y Oriol Paulo, que exige mucho del espectador para ofrecerle más bien poco. Tras un prólogo inquietante y sugestivo, el cineasta lanza al palco a una marea de mediocridad que satura el cuerpo central de una narración que funciona a empellones, encaminándose con sorprendente lentitud estructural hacia derroteros más propios de fantaterrores de serie B de medio pelo; así, la figura del asesino misterioso ─¿real, fabulado?─ acecha desde las progresivas negruras que se ciernen sobre la entregada protagonista, cuyas obvias y atribuladas pesquisas no impiden que se mantenga a (no) verlas venir.

Eso sí, no se puede desmerecer al realizador su estupenda puesta en escena, cuidada y repleta de aciertos desde sus secuencias más sobrecogedoras ─en las que el miedo emerge de manera natural, sin abusos ni efectismos desmedidos─ y desde la atención de una cámara que observa con delicadeza, siempre beneficiada de un certero juego de sonidos ─subir el volumen en el momento adecuado es más complicado de lo que puede parecer─ y una fotografía que alardea de una tremenda facilidad a la hora de enmarcar a sus personajes en un entorno que baila entre lo narcótico y lo desasosegante. A la postre, sin nada especialmente interesante que contar ni una excesiva capacidad para ocultar los resortes sorpresivos de la trama, poco se puede hacer, aunque “Los ojos de Julia” segrega esa sensación, poco habitual, de ganar enteros con un segundo visionado. Aunque el que cuenta, en este caso, es el primero.

Calificación:
5/10

En las imágenes: Fotogramas de “Los ojos de Julia” © 2010 Rodar y Rodar, Focus Films International, Antena 3 Films, Televisió de Catalunya y Mess Films. Distribuida en España por Universal Pictures International Spain. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir