Síguenos

«Los otros dos»: Héroes de reemplazo

Críticas

«Los otros dos»: Héroes de reemplazo

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClipsCómo se hizo
EntrevistasNoticiasPreviaCríticasComentarios

La película más ambiciosa del tándem Adam McKay-Will Ferrell es también la menos inspirada y entregada a la locura. «Los otros dos» es, con todo, una comedia comprometida con el humor idiota y el absurdo, llena de hilarantes secundarios.

Entre los créditos históricos del «Saturday Night Live» (1975-), Adam McKay figura como uno de sus más prolíficos guionistas, del mismo modo que Will Ferrell aparece como uno de los cómicos más afines al programa en los últimos tiempos. Tradicionalmente, el show se ha revelado escuela de la comedia norteamericana hasta el punto de configurar buena parte de su paisaje actual, con lo que no es raro que dos estandartes como McKay y Ferrell se hayan revelado capitales en la consolidación de una cierta tendencia, la de la comedia idiota como paraíso de la improvisación, derivación del stand up y elogio del absurdo. Los resultados están a la vista: «El reportero: La leyenda de Ron Burgundy» (2004), fue la primera incursión del tándem y probablemente su mayor logro, una comedia salvaje en su anarquía y sagaz en su relectura de los 70 que daba paso a las también estupendas «Pasado de vueltas» (2006) y «Hermanos por pelotas» (2008).

En «Los otros dos» hay un evidente choque entre intenciones y resultados: este es, con toda probabilidad, el título más ambicioso de McKay-Ferrell, desde el momento en que se descubre como deconstrucción del policiaco; pero es, a su vez, el menos inspirado y entregado a la locura. En cierta medida limitada por los márgenes genéricos —la rutinaria investigación de un caso de corrupción—, la película ofrece su versión más chalada cuando todavía no está obligada a saldar cuentas y Samuel L. Jackson y Dwayne Johnson se significan como divertidísima hipérbole del héroe de acción —culminada en un apoteósico último plano juntos—. Después, y pese a su compromiso con el idiotismo impenitente, la cinta de McKay se preocupa más de buscar resortes para la parodia de un subgénero buddy cop (1) que, no olvidemos, ya se escribía en clave de parodia: los personajes de Mark Wahlberg y Will Ferrell están en permanente búsqueda de aquello que les haga buenos policías u hombres de verdad, estrellas de acción o machos de manual.

Varias son las víctimas que se cobra esta carcajada a costa de todo un género: la satirizada música del cop drama (2), las hazañas imposibles que acaban en catástrofe o las secuelas de una explosión son argumentos de sobra descacharrantes para el espectador ducho en ese cine. Pero lo mejor es comprobar cómo la inmensa solvencia de Ferrell se hace cómplice de un Mark Wahlberg iracundo y siempre dispuesto al ridículo, o de unos Michael Keaton y Steve Coogan hilarantes en sus respectivos e irresistibles secundarios.

Calificación: 6/10

(1) Buddy cop: Comedia «de colegas» policiaca.
(2) Cop drama: Drama policiaco.

En las imágenes: Fotogramas de “Los otros dos” – Copyright © 2010 Columbia Pictures, Gary Sanchez Productions y Mosaic Media Group. Distribuida en España por Sony Pictures Releasing de España. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir