Síguenos

Los sentimientos nipones de “Hula girls” y “La leyenda del tiempo”

Sociedad

Los sentimientos nipones de “Hula girls” y “La leyenda del tiempo”

Diversas circunstancias han propiciado que en pocos días haya visto la película japonesa “Hula girls”, la última del británico Ken Loach (“En un mundo libre…”) y “La leyenda del tiempo” de Isaki Lacuesta. Tres cintas de diverso tono y mentalidad, pero con puntos de conexión que reflejan nuestro mundo globalizado y el carácter transnacional que el cine está adquiriendo. La primera resonancia que me suscitó “Hula Girls” era el cine social de Loach, pero dejando la sensación de que su reconversión industrial se había descafeinado, de que el realismo y la cruda denuncia británicos habían dejado paso a la inocencia y sensibilidad nipona. Vemos que en el nordeste de Japón también se cierran minas de carbón y hay accidentes laborales, lo mismo que surge una jovencita que quiere hacer de “Billy Elliot. Quiero bailar” y desafiar las normas que la tradición marca. Sin embargo, los obstáculos familiares y sociales no pasan de ser una piedrecita en el camino, que la constancia y el tiempo diluirán, para terminar en un baile lleno de color, emoción y lágrimas —sin duda lo mejor de una cinta muy naif y previsible—. Nada que ver con la reivindicación, enfrentamiento y revuelta social que se respiraban en las cintas anglosajonas, sentimientos aquí sometidos y no mostrados, salvo con alguna bofetada, como exige su formación oriental en la abnegación y la discreción.

los-sentimientos-nipones-de-hula-girls.jpg

Mentalidad japonesa, profundamente sensible pero de una sobriedad extrema en sus apariencias, con delicados rostros que parecen frágiles cerámicas o frías máscaras de teatro de marionetas. Una aparente paradoja que se explica por su multisecular tradición, y que sufrió una asombrosa transformación hacia la modernidad con la “invasión cultural” norteamericana tras la 2ª Guerra Mundial. Pero también los japoneses nos han invadido con su tecnología y sus turistas —provistos de una cámara de fotos—, y han llegado hasta los más diversos rincones del planeta. De ahí su afán por empaparse y abrirse a las culturas más dispares, una actitud que en las cintas referidas les lleva, por ejemplo, a importar el baile hawaiano “hula” o el flamenco de la isla de San Fernando. Esto es lo que le llamó la atención al catalán Isaki Lacuesta y lo que plasmó en “La leyenda del tiempo”, una película de registro documental que recoge dos historias, una de ellas centrada en Makiko, una joven enfermera japonesa que lo abandona todo para venir a la isla de Camarón y aprender directamente su cante. Detrás de este viaje se adivina, como en el de sus compatriotas que asisten a clases de baile flamenco, un deseo de expresar la riqueza de sentimientos que llevan dentro, de encontrar nuevos cauces para dar salida a un volcán de emociones, dormido pero no muerto. Ahora bien, ¿qué saldrá de esta simbiosis artística entre el formalismo ritual japonés y la improvisación-explosión vitalista de lo hawaiano o flamenco? Será interesante seguir su estela.

En la imagen: Fotograma de “Hula girls” – Copyright © 2006 CineQuanon, Happinet y SDP. Distribuida en España por Mediatres Estudio. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Destacados

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1

Buscador de cine

Subir