Síguenos

«Los tres chiflados»: El gesto cómico

Críticas

«Los tres chiflados»: El gesto cómico

«Los tres chiflados» es una película honesta que está condenada a ser incomprendida. Un sentido homenaje a los Stooges y a la comedia slapstick con tres protagonistas que consiguen una mímesis extraordinaria.

Gesto cómico nº1. En su cortometraje de 1936, «Disorder in the court», Moe, Larry y Curly, más conocidos como The Three Stooges, ponían patas arriba un juicio en el que ofrecían su versión de los hechos mediante un espontáneo número musical. En medio de la jarana, un respetable miembro del jurado no podía evitar seguir el ritmo de la música antes de ser reprendido con la mirada por la estirada señora que se sentaba a su lado. La comedia, en sus muchas expresiones, ha tenido que someterse a menudo a esa reprobación elitista dispuesta a negar la importancia de arrancar una carcajada al público. Por supuesto, no era exclusivo de los Stooges: la eterna aristócrata encarnada por Margaret Dumont siempre se escandalizaba en las caóticas intervenciones de los hermanos Marx antes de unirse a la celebración final de la broma, de la idiotez y el absurdo de fondo bienintencionado.

Gesto cómico nº2. Durante décadas, los Stooges practicaron el slapstick de manera incansable y desarrollaron una coreografía altamente personal. Tras un tortuoso parto, Bobby y Peter Farrelly han conseguido con «Los tres chiflados» (ver tráiler) realizar su sueño de rendir homenaje a su amada tripleta cómica. Lo hacen cuando esa admiración ya no tiene ninguna probabilidad de éxito comercial, cuando revitalizar esa comedia de golpes, martillazos y desastres varios está condenada a ser incomprendida más allá de un sector específico del palco. Y aún así, sacan adelante su personal reto con una extraordinaria capaz de asimilación del referente: Chris Diamantopoulos, Will Sasso y Sean Hayes llevan a cabo un soberbia mímesis física y gestual que se constituye como versión blanca de los ejercicios de crueldad desaforada a los que los realizadores sometieron a Ben Stiller o Jim Carrey en el pasado; al mismo tiempo, los Farrelly renuevan su compromiso con el género demostrando, una vez más, que no se adhieren a líneas concretas más allá de unos rasgos propios —pese a las inclusiones de Sofía Vergara o de un Larry David que pareciera sacado de un sketch de los Monty Python—, tan prestos a acercarse a la Nueva Comedia Americana («Matrimonio compulsivo») como a alejarse radicalmente de ella —la película que aquí nos ocupa—.

Gesto cómico nº3 —y último—. Conscientes del carácter extemporáneo de su propuesta, el tándem juega a meter a sus tres chiflados en el reality «Jersey Shore»  (2009-) y a subrayar la imposibilidad de su comedia en un degradado panorama de lo cool. El chiste pierde su potencial en la redundancia, pero reivindica de manera nada inocente las virtudes de la comedia idiota mientras desenmascara la idiotez disfrazada de comedia. La concesión última de unos transmutados Farrelly al público infantil, al final, importa menos que la dificultad de la cinta para despegar de lo simpático a lo hilarante —salvo, quizá, en una ocasión: la espectacular secuencia de la reparación de la campana—. Pero esto, a su vez, acaba importando menos que la inquebrantable ética y cariño que los autores manifiestan por la honestidad del gesto cómico, por simple y obsoleto que éste pueda parecer.

Calificación: 6/10

Imágenes de «Los tres chiflados», película distribuida en España por Hispano Foxfilm © 2012 C3 Entertainment y Conundrum Entertainment. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir