Síguenos

«Los tres mosqueteros (2011)»: Clásicos modernistas

Críticas

«Los tres mosqueteros (2011)»: Clásicos modernistas

Vistosa adaptación del texto de Dumas que, sin embargo, no siempre es capaz de transmitir al espectador su peculiar sentido de la aventura. El reparto resulta demasiado sólido para un guión que presenta unos diálogos tan descuidados.

En cierta forma, la versión de 2011 de «Los tres mosqueteros» (ver tráiler) no dista tanto de la que Richard Lester firmó en 1973. Ambos títulos no respetan al pie de la letra la obra original de Alejandro Dumas (lo que no me parece del todo mal), ofreciendo al espectador de su época una versión modernizada de un incuestionable clásico literario. Sin embargo, hay algo en sendas películas que no termina de convencerme, y es la falta del sentido de la aventura que a veces nos encontramos durante su desarrollo, por no mencionar el desmedido y a veces torpe humor que se desperdiga a lo largo de su metraje. Desde luego, esta adaptación del temible Paul W.S. Anderson, que llega a España semanas antes de que se estrene en los Estados Unidos (en Alemania ya está obteniendo sólidas recaudaciones), no pasará a la Historia del Cine, pero al menos no resulta tan mediocre como «El mosquetero», la última incursión de D’Artagnan en la gran pantalla.

El filme arranca con una innecesaria y un tanto floja introducción con la que se pretende llamar la atención del público sin que éste tenga que aguardar a que se presente a los protagonistas de la historia. A partir de ahí, se sigue en líneas generales la trama del texto, sólo que simplificándola lo más posible y añadiendo elementos que dotan de una mayor espectacularidad a las escenas de acción. Éstas, por cierto, funcionan mejor cuando las observamos en tiempo real, siendo un auténtico despropósito por parte del director el hecho de que introduzca manidas ralentizaciones en algunos de sus pasajes. El desigual ritmo de la narración cambia en el último tercio de la cinta, momento en el que se nos ofrece un clímax que, sin satisfacer del todo, al menos entretiene.

Lo que sí es de agradecer es el cuidado apartado artístico de «Los tres mosqueteros», pues presenta unas localizaciones, un vestuario y unos decorados de gran vistosidad. Los efectos especiales cumplen y se nota que se ha aprovechado su elevado aunque no descomunal presupuesto (alrededor de 80 millones de dólares). Respecto a los integrantes del reparto, hacen lo que pueden con los descuidados diálogos que han de recitar. De hecho, la dirección de actores no es el punto fuerte de Anderson, quien no es capaz de valerse del talento de intérpretes de la talla de, por ejemplo, Christoph Waltz. Ello también afecta al resto del elenco, comenzando por el joven y prometedor Logan Lerman y terminando por el hierático Mads Mikkelsen. Orlando Bloom, últimamente acostumbrado a mostrarnos rostros del todo inexpresivos, tiene aquí la oportunidad de exagerar sus ademanes sin que ello parezca desmesurado. Ah, por si alguien lo dudaba, Milla Jovovich, la pareja del realizador, luce impoluta en cada una de las escenas de la película.

Calificación: 5/10


Imágenes de “Los tres mosqueteros (2011)”, película distribuida en España por Aurum © 2011 New Legacy, Constantin Film Produktion, Nouvelles Éditions de Films e Impact Pictures. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Subir