Síguenos

«Los viajes de Gulliver»: No tan grande

Críticas

«Los viajes de Gulliver»: No tan grande

FichaSinopsisCartelFotosTráilerClipsEntrevistasNoticias
PreviaCríticasComentarios

Jack Black se convierte en un Lemuel Gulliver moderno en una floja reactualización del clásico de Jonathan Swift. Una producción familiar simpática pero con poco que ofrecer artísticamente, que servirá para amenizar la taquilla navideña.

Lemuel Gulliver (Jack Black) se hace pasar por un aspirante a periodista de viajes para lograr el amor de la bella reportera Darcy (Amanda Peet). Tras sobrevivir a una tormenta perfecta, despertará en una playa remota, atado de pies y manos por unos pequeñísimos seres humanos, los liliputienses. Catorce años han pasado desde que “Los viajes de Gulliver”, la inmortal obra y personaje creados por Jonathan Swift, fuera adaptada por última vez para la televisión americana, con Ted Danson en el papel principal; ahora recibimos en pantalla grande ─y en innecesario 3D, por supuesto─ la reactualización del clásico ubicado en nuestros días, con un resultado más bien pobretón aunque simpático, ajustado a la lobotomización comercial de estas fechas que nos envuelven.

Como es posible imaginar, la película es poco más que un vehículo industrial presentado y concebido a mayor gloria de Jack Black, uno de los más activos y campechanos representantes de la comedia USA de los últimos años, que a pesar de la inmensa popularidad de que goza en su país de origen no atraviesa uno de los mejores momentos artísticos de su carrera ─aún tenemos reciente el fiasco inmisericorde que supuso “Año Uno” (2009)─.  Con el más bien soso Rob Letterman a los mandos ─en lo que supone su salto a la acción más o menos real─, la propuesta se convierte al poco de su arranque en un fiel reflejo de la colaboración de los talentos al guión de Joe Stillman ─especialista consolidado del entretenimiento familiar a base de Shreks─ y Nicholas Stoller ─firmante de “Paso de ti” (2008) o “Todo sobre mi desmadre” (2010)─, aunando la satisfacción de un palco infantil y teen a base de carajadas inocentes sazonadas con unas gotas de locura y escatología asimilable.

Black, a lo suyo, no necesita del más mínimo esfuerzo para dar vida a un tipo afable, majete y rocanrolero, que disgregará una vez esa tesis universal que reza que el tamaño no es lo que importa, porque todos somos grandes por dentro y en nuestros corazones. Para ayudar a masticar el mensaje ─sazonado de mil y una referencias cinematográficas y musicales marca de la casa y de la distribuidora─ no escasean secundarios variopintos y prestos a hacer gansadas, como la ya mencionada Peet, Jason Segel, Billy Connolly, Emily Blunt o Chris O´Dowd, cuyo ofuscado y complejamente expresivo general Edward queda a la postre como lo mejor de la función. Efectos digitales demasiado pobres para una producción que debe sustentarse sobre su aspecto visual y una banda sonora funcional y sin sorpresas adornan una de esas producciones que no dicen gran cosa, pero ayudan a hacer caja en Navidad. Qué bonito.

Calificación: 4/10

En las imágenes: Fotogramas de “Los viajes de Gulliver” © 2010 Twentieth Century Fox, Davis Entertainment y Electric Dynamite. Distribuida en España por Hispano Foxfilm. Todos los derechos reservados.

Continue Reading
Publicidad

Novedades destacadas

Guía de películas

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z 1
Subir